Una nueva alianza científica y profesional analizará el SNS para plantear reformas

Otro de sus objetivos es mejorar la participación ciudadana y de las organizaciones de la Sociedad Civil
Herramientas
|
23 ene 2015 - 16:00 h
|

Los objetivos generales están claros. Son cuatro, son concretos y son también ambiciosos. Mejorar el diálogo social e incorporar los cuatro pilares del Estado de bienestar —Sanidad, Educación, Servicios Sociales y Pensiones—, mejorar la participación ciudadana y de las organizaciones de la Sociedad Civil con el Estado y los partidos políticos, mejorar el Estado de bienestar y su sostenibilidad y, por último, incorporar la prevención en todas las áreas de actuación de los sistemas, como una herramienta clave y estratégica.

La Alianza de organizaciones científico-profesionales se crea con una misión específica: conseguir que esos cuatro retos se conviertan en realidades. Para lograrlo, hace falta tiempo, voluntad, dedicación e involucración, pero sobre todo, tal y como destacó el presidente de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG), José Antonio López, es necesario analizar “en profundidad” el sistema sanitario y el Estado de bienestar para poder introducir “a tiempo” las reformas que resulten oportunas.

En cuanto al aspecto sanitario, el presidente de la Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas (Facme), Carlos Macaya, destacó que se debe aprovechar “al máximo” el conocimiento y las experiencias tanto de profesionales como de ciudadanos.

En concreto, insistió en que se debe transformar la estructura del Sistema Nacional de Salud (SNS) pero, puntualizó, hay que hacer más hincapié en el modelo asistencial para “garantizar con éxito” el reto de la cronicidad, la asistencia y la ley de dependencia.

En último lugar, resaltó que dado que la prevención es “fundamental” se deben adoptar las mejores medidas y modelos “más eficaces” para conseguir que este sea el eje transversal de todas las políticas y se preserve así así la salud de los ciudadanos.

En representación del Consejo General de Colegios de Médicos asistió Juan Manuel Garrote, quien incidió en que para alcanzar una gobernanza democrática es imprescindible que los ciudadanos puedan participar, “no solo a la hora de votar, sino que estén imbuidos en la red social pública”.

Asimismo, hubo un amplio consenso sobre el hecho de que un buen nivel del Estado de bienestar contribuye a reducir los desequilibrios y a fomentar la igualdad de oportunidades. Por otro lado, Garrote agregó que para incentivar el empleo, disminuir y erradicar el fraude y mejorar la eficiencia en la gestión pública es “imprescindible” contar con una nueva gestión pública basada “en la eficacia, eficiencia y en la transparencia”. El 80 por ciento del gasto sanitario se podría paliar si se modificasen los estilos de vida. La prevención es muy importante cuando se está hablando de salud, apostilló.

Impulsar cambios

Aparte de los objetivos generales, los signatarios expusieron también cuáles son los cambios que se pretenden impulsar desde la Alianza. Se centraron en tres: reforzar normativamente el Estado de bienestar, teniendo como base la Constitución; fomentar la colaboración estructural de la sociedad civil con el Estado y las administraciones públicas y, en tercer lugar, reforzar el papel de los agentes sociales para colaborar con el Estado y los grupos políticos, en la realización de propuestas a corto, medio y largo plazo.

Así, la presidenta del Consejo de Trabajo Social, Ana Isabel Lima, intervino para señalar que, desde la Alianza, se va a promover la creación de una Ley Orgánica de Servicios Sociales ya que, en la actualidad, se cuenta con una Ley Orgánica de Sanidad y Educación y un sistema de pensiones, pero falta la cuarta pata para que se sustente la normativa que ampara el sistema de protección social.

“En esta ley estaría incluida la atención a la dependencia y la promoción de la autonomía como una parte más”, comentó, al tiempo que añadió que “hay que ver los sistemas de protección como una inversión social que, además, genera empleo y riqueza y no como un gasto”.

En esta línea, Lima también habló de la posibilidad de una nueva Ley General de participación ciudadana que permitiría que todo el mundo opinase. “Esto permitirá tener un sistema más fuerte, sostenible y estable”.

Respecto al tercer punto, Alicia Martín, vocal del Consejo General de Colegios de Licenciados en Educación Física y Ciencias del Deporte, indicó que se debe reforzar el papel de los agentes sociales. Esto se puede conseguir, según la vocal, ampliando el diálogo social con los cuatro grupos implicados en el Estado de bienestar: organizaciones empresariales, sindicales, científico-profesionales y ciudadanas, en las que se incluyen las organizaciones de personas mayores, con discapacidad y situaciones de dependencia, de colectivos en riesgo de exclusión, etcétera.

Durante su intervención, Pilar Fernández, vicepresidenta del Consejo General de Enfermería, subrayó que “inexorablemente hay que afrontar los retos que imponen los cambios demográficos, los vaivenes económicos y las nuevas necesidades que surgen cada día”. Según la vicepresidenta, es preciso establecer puentes de diálogo y flujos nuevos de ideas para, desde la responsabilidad y el sentido común, intentar mantener lo que funciona y dar nuevas soluciones a los problemas presentes y futuros.

Siguiendo esta línea, el vicepresidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Psicólogos, Fernando Chacón, remarcó que la atención a las personas mayores debe ser “integral”, empezando por el ámbito sociosanitario. “Ha habido algunas iniciativas, pero no se ha implantado nunca una verdadera atención sociosanitaria a nivel general y con un diseño suficientemente amplio”, advirtió. No obstante, la Alianza pide más y, en palabras de Fernández, sería positivo que se llevase a cabo un Pacto de Estado por la Sanidad en un plazo razonable.

Antes de seguir avanzando, la Alianza pretende establecer nexos con las autoridades y ciudadanos para empezar a actuar y a ejecutar esa hoja de ruta de la que hablaron, tal y como aseveró el presidente de la SEGG. En definitiva, la Alianza tendrá una visión horizontal, tratará de ser proactiva, ganarse la confianza de partidos políticos y administración y buscará las soluciones de fondo a medio y largo plazo.

Twitter
Suplementos y Especiales