UPyD pide que se garantice el acceso a las vacunas a los niños excluidos en el mundo

Herramientas
|
20 oct 2015 - 12:00 h
|

La eurodiputada de UPyD Beatriz Becerra exigió este martes profundas reformas en el mercado de vacunas que garanticen el acceso de millones de niños excluidos a la inmunización en los últimos años. De hecho, aunque la inmunización evita anualmente entre 2 y 3 millones de defunciones, se estima que 18,7 millones de lactantes de todo el mundo aún no reciben las vacunas básicas.

La inmunización previene enfermedades, discapacidades y defunciones por enfermedades prevenibles mediante vacunación, tales como la difteria, la hepatitis B, el sarampión, la paroditis, la tos ferina, la neumonía, la poliomielitis, las enfermedades diarreicas por rotavirus, la rubéola y el tétanos.

Sin embargo, el problema radica, entre otros factores, en el sistema de precios, que al no tener la transparencia debida, hace que los países en desarrollo no obtengan los precios más bajos posibles. “Un sistema más claro mejoraría la vacunación en los países en desarrollo, aumentaría la introducción de nuevas vacunas en los programas nacionales, y de manera más amplia, también beneficiaría a los países de Europa a la hora de negociar precios más justos para los medicamentos y vacunas”, manifestó la eurodiputada de UPyD Beatriz Becerra.

A pesar de que el acceso a las vacunas es multifactorial, la ‘asequibilidad’ es un componente importante para asegurar la introducción de nuevas vacunas y el acceso de ese modo universal a la inmunización infantil.

“Los altos precios están condicionados por el control del mercado por unas pocas multinacionales, la falta de competencia, la diversidad de estrategias de compras y las prácticas de mercado de la industria farmacéutica”, manifestó.

Los datos son elocuentes: el precio de la inmunización total de un niño se ha disparado. “Incluso al precio global más barato, la introducción de las vacunas más novedosas contra el pneumococco o contra el cáncer de cérvix, ha incrementado el coste total del paquete de vacunación de un niño en un 6.800% entre 2001 y 2014”, destacó Becerra.

Durante las deliberaciones de la 68ª Asamblea Mundial de la Salud en mayo de 2015, muchos países citaron la asequibilidad como uno de los principales obstáculos a la introducción de nuevas vacunas. Por ello, se apostó por la transparencia de precios, compras comunes y la aceleración de la entrada de nuevos fabricantes en el mercado.

“La necesidad de una mayor transparencia de precios es particularmente necesaria en el sector de las vacunas, donde la escasez de datos de precios pone a los gobiernos en clara desventaja en sus negociaciones con las compañías farmacéuticas”, recalcó Becerra, para quien este problema se engloba en las faltas del sistema de patentes del sector farmacéutico.

Por ejemplo, para cada una de las 3 vacunas más novedosas (PCV - vacuna del neumococo, HPV - vacuna del papilomavirus y la del rotavirus) existen solo dos productos cualificados por la OMS, resultando un duopolio para cada una. “Es más, ninguna de las dos vacunas de cada virus es sustitutiva de la otra debido a diferencias en las características del producto”, lamentó Becerra.

Para abordar estos problemas, la también eurodiputada de ALDE y Margrete Auken (Verdes), con el apoyo de Médicos Sin Fronteras, celebrarán el próximo 21 de octubre de 2015 una conferencia en el Parlamento Europeo.

Este evento explorará cómo la Comisión Europea y los Estados miembros de la UE pueden facilitar mayor transparencia de precios en línea con los compromisos de la OMS en relación con las vacunas.

“Con los precios actuales, la ‘asequibilidad’ de las nuevas vacunas no ha llegado a la mayoría de los países y organizaciones, y el precio de las vacunas sigue siendo un desafío clave para la mayoría de los países en desarrollo”, señaló Becerra.

Los países pobres solo pueden pagar algunas de las nuevas vacunas, como PCV o la vacuna contra el rotavirus, porque están fuertemente subvencionadas por organizaciones como GAVI, la Alianza de Vacunas, pero otras acciones de inmunización como la vacunación en emergencias humanitarias, siguen siendo inasequibles.

Además, muchos de los llamados países con ingresos medios (que no son elegibles para la ayuda de los donantes internacionales, ni pueden acceder a la negociación a la baja de precios) están luchando por introducir estas mismas vacunas pero no se lo pueden permitir. Es el caso de Nigeria. Y es que la velocidad de introducción de nuevas vacunas en los países de ingresos medios se ha reducido con el aumento de sus rentas. En este sentido, se prevé que el 82% de las muertes evitables por vacunación en 2025 se registrarán en países de ingresos medios.

Twitter
Suplementos y Especiales