El informe de la AIReF, primer plato de un menú difícil de digerir para la industria farmacéutica

El sector de genéricos e innovador, a la expectativa, mientras la AIReF analiza el gasto hospitalario
Herramientas
Madrid
|
17 may 2019 - 08:00 h
|

Subastas nacionales, un nuevo Sistema de Precios de Referencia o revisiones sistemáticas de precios a la baja son solo algunas de las medidas propuestas por la AIReF que, de aplicarse finalmente por el Gobierno, supondrán toda una revolución para las compañías farmacéuticas. Unas medidas enfocadas al gasto farmacéutico de receta que son tan solo el primer plato de un menú que, posiblemente, no puedan digerir muy bien las compañías innovadoras y de biológicos... Porque aún les falta el plato principal: el informe sobre el gasto farmacéutico hospitalario en el que ya trabaja el organismo.

La mayoría de las recomendaciones lanzadas en este primer plato afectan principalmente al sector del genérico, con unas propuestas que, según fuentes del sector, pueden afectar al tejido industrial del sector español. Y es que, aunque el informe reconoce que la tasa de penetración de los medicamentos genéricos en España está aún lejos de otros países de nuestro entorno, también considera que los precios son más altos que en otros territorios. Por eso, más allá de proponer una subasta nacional dinámica, incluye otras propuestas, como puede ser el aumentar la aplicación de la deducción a estos medicamentos incluidas en el RD 8/2010. En concreto, AIReF busca retirar la deducción del 7,5 por ciento establecida para los innovadores, e incrementarla del 15 al 20 por ciento a los genéricos. El organismo considera que aún “existe recorrido para obtener algún ahorro adicional” ya que esta medida “parece no haber comprometido la viabilidad de ningún medicamento en el mercado”.

Además, en este apartado recomienda introducir mecanismos adicionales de control para evitar que los laboratorios, dice, “utilicen modificaciones en las presentaciones que únicamente busquen un cambio de código nacional que les permitan evitar la aplicación de la deducción del 15 por ciento”.

La AIReF reconoce el papel relevante que el genérico tiene en España, aunque alude únicamente a su faceta en la contención del gasto de oficina de farmacia. En este sentido, considera que aunque el genérico entra siempre aplicando la reducción de precio exigida por la legislación vigente, “los posteriores genéricos que entran en el mismo conjunto de referencia no siempre aplican mayores reducciones de precio”, señala.

La AIReF reconoce que la penetración del genérico es baja, pero también que hay margen para bajar precios

Por otro lado, alerta de “estrategias comerciales” de algunos laboratorios para “dominar” el mercado y “restringir” la competencia con medicamentos genéricos. “Existe correlación entre el final de la patente de un medicamento, la reducción de volumen de negocio del principio activo y la entrada de nuevos principios activos del grupo terapéutico”, explica. Concretamente, especifica el organismo en el informe, “comienzan a comercializarse nuevas moléculas dentro del mismo grupo terapéutico (ATC 4 o, incluso, ATC 3) o se desvía consumo a otros principios activos dentro del mismo grupo ATC4”. Esta estrategia de acceso, avisan desde la AIReF, “puede provocar incremento de gasto, dado que se “desvían” pacientes a tratamientos con medicamentos que no están en precio de referencia y que no siempre cuentan con mejoras terapéuticas claras”.

Copago evitable

No obstante, si hay un punto donde el organismo independiente y la industria del genérico parecen estar de acuerdo: el copago evitable. España, explica la AIReF, es uno de los pocos países (si no el único) en el que no existe copago evitable, ya que no se incluye ningún medicamento en la cartera de servicios cuyo PVP sea superior al precio de referencia. Esta medida haría que, si el paciente quiere el producto que disponga de un PVP superior al precio de referencia, éste tenga que asumir la diferencia. Desde su punto de vista, poner en marcha este copago evitable fomentaría la innovación, al ofrecer a la marca la posibilidad de obtener beneficios extra y un retorno de inversión más rápido; potenciaría la entrada de genéricos, al generar incentivos para su consumo como forma de evitar el copago, e implicaría al paciente en la toma de decisiones.

Una nueva tasa

Sustituir la Comisión Interministerial de Precios (CIPM) por una autoridad independiente que mejore la toma de decisiones que afectan a precios, financiación y desfinanciación es otra de las recomendaciones del organismo. Para su puesta en marcha, la AIReF propone que su financiación corra a cargo de los laboratorios. Así, incluye la posibilidad de que se cobre tasas a los laboratorios vinculadas a cualquier procedimiento administrativo que estos inicien.

Este “organismo independiente” sería la solución para acabar con las carencias que la AIReF detecta en el actual CIPM. En concreto, ve insuficiente la dotación de medios humanos y tecnológicos para apoyar la toma de decisiones de financiación, así como la falta de integración de información y carencia de herramientas para monitorizar gasto. Esta falta de recursos, explica, conduce a los técnicos a centrar su esfuerzo únicamente en la entrada de nuevos medicamentos y no en los que ya están en cartera.

En este sentido, recuerda que los nuevos medicamentos incluidos en la prestación farmacéutica entre 2008-2017 han supuesto entre un 1 y un 4 por ciento sobre el total del gasto farmacéutico durante su primer año de comercialización, pero suponen aproximadamente el 40 por ciento del gasto a los cinco años de su entrada, lo que, especifica, “pone de manifiesto la importancia de controlar las revisiones de los medicamentos en cartera”.

Propone crear un organismo independiente que revise precios con el pago de tasas de los laboratorios

Y es que actualmente, puntualiza la AIReF, las revisiones de precio se hacen “si se detectan aumentos significativos de gasto, pero no son recurrentes, ni se realizan con pautas de priorización o con una planificación estratégica presupuestaria”.

En cuanto a la posibilidad de poner en marcha una nueva desfinanciación, el organismo considera que esta medida es “coyuntural” y, dado el potencial en términos de eficiencia de introducir mejoras en el proceso de revisión de las condiciones de financiación, considera que “no sería necesario aplicar nuevas medidas de urgencia”.

El informe sobre el gasto farmacéutico de receta dedica también unas líneas al protocolo establecido entre el Gobierno y Farmaindustria que vincula la evolución del gasto farmacéutico al PIB. En este sentido, considera que la eficacia de este convenio “se diluirá a medida que el Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) desaparezca”.

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales