Herramientas

Director de
El Global

|
29 sep 2017 - 14:14 h
|
<p>Error universal en Valencia</p>

Empeñarse en una iniciativa pese a saber que no se están haciendo las cosas bien es un mal demasiado extendido. Intentar imponer una medida sin contar con todas las partes implicadas también se podría entender como manea equivocada de hacer las cosas. Y más cuando te demuestran con cifras y datos que no todo es tan bonito e ideal como se pinta. Y eso es, en resumen, lo que está pasando en Valencia con Resi-EQifar, el proyecto de atención farmacéutica a centros sociosanitarios que pretende imponer la Consejería de Sanidad Universal a partir de 2018. Un proyecto en el que la farmacia comunitaria no tiene nada que decir y a la que no se ha tenido en cuenta.

Ante esto, el Muy Ilustre Colegio Oficial de Farmacéuticos de Valencia, con Jaime Giner a la cabeza, ha desmontado los argumentos propuestos por la consejería y ha presentado un modelo alternativo que asegura mayor ahorro y, todavía más importante, humaniza el modelo sociosanitario con la presencia protagonista de la farmacia comunitaria. Desde el COF de Valencia se proponen mecanismos para mantener la continuidad, la integración y el seguimiento de la prestación farmacéutica en el ámbito asistencial, condiciones indispensables e negociables en este tipo de asistencia en la que hay que ir mucho más allá del mero acto de dispensación.

El trabajo presentado desnuda las carencias y analiza al detalle las inexactitudes del modelo presentado a bombo y platillo por Carmen Montón y avalado por Ximo Puig. Un modelo que, según lo argumentado por el Micof no conseguirá los ahorros anunciados y beneficiará muy poco al paciente. Un modelo que para Giner supone “un grave peligro para la salud del paciente ya que se ha elaborado sin tener en cuenta sus necesidades”.

Corregir inequidades y solucionar los errores es algo que se le supone a la clase política. Intentar imponer porque sí, no es el camino. Es un error universal.

Twitter
Suplementos y Especiales