La ESMO presenta una escala para medir las mutaciones de ADN tumoral

Esta clasificación permitirá seleccionar el tratamiento más adecuado para cada caso.
Herramientas
Madrid
|
21 ago 2018 - 08:00 h
|

Oncólogos europeos y norteamericanos han presentado una nueva escala en la que se medirán las mutaciones del ADN tumoral que permitirá indicar cuál es el tratamiento más indicado para cada paciente oncológico. Esta escala, denominada ESCAT se ha publicado en ‘Annals of Oncology’ y tiene como objetivo identificar cómo los pacientes van a responder a diferentes medicamentos de precisión.

Fabrice André, presidente del Grupo de Trabajo de Investigación Traslacional y Medicina de Precisión de ESMO, explica que “los médicos reciben una cantidad creciente de información sobre la constitución genética del cáncer de cada paciente, pero esta información puede ser difícil de interpretar a la hora de tomar decisiones de tratamiento óptimas”, por lo que considera que este sistema será realmente útil. Y es que esta escala clasifica las alteraciones del ADN tumoral de acuerdo con su relevancia como marcadores para seleccionar pacientes para el tratamiento dirigido, de acuerdo con la consistencia de las pruebas clínicas que las apoyan; además el sistema permite también clasificar las mutaciones ascendente o descendente en respuesta a los nuevos datos disponibles.

Por su parte, el Dr. Joaquín Mateo, principal autor del artículo e investigador principal del Grupo de Investigación Traslacional en el Cáncer de Próstata del Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO), en Barcelona, afirma que ESMO ha creado una herramienta para saber qué datos son necesarios para que una mutación sea considerada viable y cómo puede esto cambiar en respuesta a nuevos datos clínicos. Mateo asegura que “la escala se centra en las pruebas clínicas que existen para hacer corresponder las mutaciones tumorales con los fármacos que tenemos en nuestros centros y nos aporta un vocabulario común para la comunicación entre los médicos clínicos y para explicar los posibles beneficios del tratamiento a los pacientes”.

Se espera que a medida que se divulgue la ESCAT los centros oncológicos y los laboratorios incluyan de forma rutinaria la clasificación por niveles I-V de las mutaciones genómicas de los pacientes en los informes clínicos y de laboratorio y discutan los resultados en comités de tumores y reuniones. El sistema también permitirá compartir la secuenciación de múltiples genes entre los clínicos y los pacientes lo que facilitará esclarecer qué alteraciones son más relevantes y, por tanto, acordar el tratamiento más adecuado para cada paciente.

Twitter
Suplementos y Especiales