Herramientas
|
08 sep 2017 - 13:41 h
|
<p>#Santander</p>

Septiembre ya nunca será un mes odiado por eso de que supone la vuelta a la actividad después de las vacaciones. Es más, septiembre se está convirtiendo en un mes informativamente intenso y de lo más prolífico dentro del sector sanitario. Santander, por ejemplo, se convierte en septiembre en el epicentro de la sanidad española. Quien no pase unos días en la capital cántabra asistiendo a uno de los cursos que se celebran en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo puede correr el riesgo de no salir en la foto de la actualidad sanitaria, porque es allí donde se concentra esa actividad.

Este año no iba a ser menos y Santander ha focalizado la información sanitaria. El curso organizado por el Instituto de Formación Cofares no ha dejado indiferente a nadie. Calidad de ponentes y temas, intensidad y alta concurrencia han elevado el nivel del ya clásico curso de Cofares donde se ha conocido la primera propuesta concreta para que la farmacia no pierda el tren de la dispensación de las innovaciones. Con los datos, argumentos y propuestas incluidas en el informe presentado por la directora general de QuintilesIMS, Concha Almarza, se entiende todavía mejor el grave daño que se está haciendo no solo a la farmacia comunitaria con este asunto, sino también a la distribución, a la industria y, sobre todo, a los pacientes. Las experiencias europeas y la voluntad expresada por la farmacia hablan de que es posible que la farmacia recupere algo que nunca debió perder.

Sea o no la fórmula idónea, por lo menos conocemos ya una propuesta coherente y concreta. Un primer paso quizás, una base sobre la que trabajar y que puede perfectamente adjuntarse al resto de iniciativas que se hayan trasladado ya al Ministerio de Sanidad, que según confirmó Encarnación Cruz, ya trabaja en el asunto.

El informe presentado por Cofares es una primera propuesta de cara a hacer posible la dispensación de innovación en farmacias

Twitter
Suplementos y Especiales