Herramientas
|
30 jun 2017 - 15:00 h
|
<p>17 sistemas sanitarios más uno</p>

Cuando se describe al sistema sanitario español se tiende a definirlo como 17 sistemas de salud diferentes, fuente de muchas inequidades. La verdad es que los 17 no son tan diferentes pues tienen el mismo origen, el Instituto Nacional de Previsión (INP). Sin embargo, hay otro sistema, que sí es muy diferente en su gestión y funcionamiento. Hay un número muy importante de ciudadanos —unos dos millones de personas— españoles cuya sanidad no es responsabilidad de ninguno de estos 17 sistemas, sino del Estado, se trata de los funcionarios que pertenecen a las mutualidades públicas: Muface, Mugeju e Isfas. El Estado es pues un sistema sanitario de mayor tamaño que la mayoría de las comunidades autónomas. Podríamos denominar a este sistema del Estado, el número 18 de nuestro SNS.

Los funcionarios cuya sanidad es responsabilidad del Estado tienen el privilegio de poder escoger los servicios sanitarios públicos o privados. Si escogen los servicios privados, su asistencia se lleva a cabo por una serie de compañías aseguradoras privadas que tienen sus propios hospitales y médicos o que trabajan con otros hospitales y médicos privados. Si escogen la sanidad pública son atendidos por la comunidad donde residen. Las mutuas públicas contratan una póliza con las aseguradoras privadas y les pagan una cantidad económica que decide la propia mutua. Cuando el funcionario escoge la atención pública, la comunidad no recibe ningún dinero. Las estadísticas publicadas indican que los funcionarios del Estado prefieren en su inmensa mayoría la atención privada, y así por encima del 80 por ciento de los funcionarios y familias escogen una aseguradora.

Cuando un paciente de este 18 sistema ha escogido la atención privada y requiere una atención muy compleja o costosa, por ejemplo un trasplante, la aseguradora no puede asumirlo, y el caso es tratado por una comunidad autónoma sin ninguna compensación económica.

Desconocemos casi todo sobre la sanidad que recibe el 18 sistema de salud. No sabemos los indicadores más elementales que conocemos de todos los servicios de salud autonómicos. La actividad sanitaria de las mutuas públicas es opaca. En España queremos mucho a nuestros funcionarios y les damos a escoger la sanidad que prefieren, bien esto solo sucede con los funcionarios del Estado.

Este 18 sistema se constituyó a finales de la Dictadura y ha sobrevivido tanto la Transición como a la Democracia. La izquierda y la derecha propuso extender el modelo Muface a toda la población, pero nada ha cambiado. Los sindicatos de funcionarios han peleado para mantener el 18 sistema, pero probablemente su supervivencia se explica porque la mayoría de los miembros del Consejo de Ministros actuales y anteriores, pertenecen a Muface.

Hay un número muy importante de ciudadanos cuya sanidad no es responsabilidad de las CC.AA.

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales