Unanimidad para la medicina genómica

Temas relacionados:
Herramientas
|
23 abr 2019 - 15:00 h
|

Qué satisfacción nos da saber que, en plena época de precampaña y controversia política, la genómica ha sido capaz de poner de acuerdo a todos los partidos del Senado. Poco antes de su disolución de cara a las elecciones del 28 de abril, la Cámara Alta remitió un informe al Gobierno Central y al Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (SNS) que fue aprobado por unanimidad, con una serie de recomendaciones recopiladas a lo largo del pasado año.

Este documento recoge las conclusiones de la Ponencia sobre Medicina Genómica que se desarrolló a lo largo de 2018, en la que participaron unos 70 investigadores, especialistas sanitarios y asociaciones de pacientes. Varios meses de conferencias que demostraban cómo la genómica es la mejor vía para combatir enfermedades difíciles para el paciente y gravosas para el Estado: el cáncer, el Alzheimer y multitud de dolencias poco comunes entran dentro de este grupo.

El informe remitido apuesta por la creación de una Estrategia de Medicina Personalizada a diez años, que no debe verse alterada por los posibles cambios de color político que se den en este periodo de tiempo. En ella debe primar la entrada de la genómica en la Atención Primaria y en los hospitales, y que se asegure la secuenciación genómica de pacientes con las patologías que se han comentado anteriormente.

Ellos serán los principales beneficiados, porque podrán conseguir un mejor diagnóstico, un tratamiento adecuado, adaptado a sus necesidades individuales, y en según qué casos, una detección precoz, tremendamente útil para superar su enfermedad. Por su parte, los especialistas sanitarios recibirán una mayor información de cada caso y serán más ágiles y precisos en su cometido.

También se favorecerá el SNS, tan falto a veces de recursos. Gracias a análisis genómicos completos como los que se realizan en casos de cáncer, por ejemplo, se puede evitar la administración de tratamientos erróneos, muy costosos, que además suelen minar la delicada salud del enfermo. Por otra parte, ampliar el uso de la medicina genómica y de los datos recabados gracias a ella serviría para que nuestros investigadores avanzaran más rápido en sus estudios.

Apostar por esta disciplina científica puede convertirnos en un país puntero en medicina personalizada. Los próximos Gobiernos, centrales y autonómicos, que ganen en las urnas deben ser conscientes de ello y mantener el ritmo de trabajo marcado por la Cámara Alta. Meter sus recomendaciones en un cajón sería un grave error. Sacarlo adelante de forma ágil daría una alegría al sistema sanitario y demostraría la fuerza que llega a ejercer la unión en estos tiempos, en los que resulta difícil disfrutar del consenso de todas las ideologías por el bien del ciudadano.

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales