Herramientas
|
22 may 2017 - 08:00 h
|

A raíz de la crisis económica una serie de términos suenan cada vez con más fuerza en el sistema sanitario. Uno de ellos es la calidad. Su medición resulta hoy clave en el objetivo de la sostenibilidad, otro concepto que ha venido para quedarse. Precisamente era el tema sobre el que pivotó la jornada ‘Pacientes y Calidad Asistencial en la Comunidad Velenciana”

La calidad debe ser uno de los criterios fundamentales por los que se rija la asistencia sanitaria. En los últimos años, las sociedades científicas se han percatado de esta necesidad. Han publicado informes, documentos, guías y recomendaciones. La pelota está en el tejado del Ministerio de Sanidad, las comunidades autónomas y las administraciones sanitarias que deben escuchar a sus profesionales sanitarios e implementar todas estas medidas.

Los gestores deben apoyarse en los profesionales sanitarios para la toma de decisiones. Esto les permitirá tener un mayor conocimiento de lo que ocurre en su centro. El subdirector general de Aseguramiento y Prestaciones del Servicio Murciano de Salud, José María Ruiz, admitió que los altos directivos solo conocen un cuatro por ciento de los problemas.

Los beneficios son más que palpables. Por ejemplo, se estima que uno de cada diez ingresos hospitalarios y uno de cada 100 pacientes atendidos en atención primaria sufren un evento adverso. El coste podría ascender a 652 millones de euros anuales, una cifra nada desdeñable ante el alto coste de los medicamentos innovadores.

La medición de resultados y la comparación de los datos podría ayudar a reducir estos efectos adversos que tanto cuestan a los pacientes y al sistema sanitario. Pero para ello es obligatorios que empiecen a primar las políticas de trasparencia. Es un requisito que ha aparecido en los programas de las principales formaciones políticas. La transparencia permitiría llevar a cabo este trabajo de análisis. Las sociedades científicas ya se han puesto manos a la obra.

Un ejemplo son los Premios BIC, que otorgan GACETA MÉDICA y la Cátedra de Innovación Sanitaria de la Universidad Rey Juan Carlos, que han entendido la calidad como una herramienta para la mejora del sistema sanitario.

La calidad debe ser uno de los criterios fundamentales por los que se rija la asistencia sanitaria

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales