Herramientas
|
16 jun 2017 - 08:00 h
|

El primer Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud de Dolors Montserrat se avecina tenso. Conforme se ha acercado la fecha han crecido las críticas por parte de las comunidades gobernadas por el PSOE y los partidos nacionalistas, que le acusan de falta de diálogo.

Atacan precisamente a una de las virtudes por las que Mariano Rajoy se decantó por Montserrat para dirigir el Ministerio, su capacidad para llegar a acuerdos. Habrá que esperar al próximo 21 de junio para ver si la titular de Sanidad es capaz de deshacer los bloques y comenzar a buscar puntos de encuentro.

De momento, el enfado de las comunidades autónomas socialistas es evidente. Es cierto que son muchos temas los que hay pendientes: cambios en el funcionamiento del Interterritorial, la universalización de los tratamientos contra la hepatitis C, las especialidades, la prescripción enfermera, entre otros asuntos. Demasiados frentes abiertos lo suficientemente importantes como para poder resolverlos todos en una sola reunión.

Pero en la antesala de este primer consejo con Montserrat al frente resulta preocupante la configuración de bloques. Los intereses partidistas y el uso de la sanidad como arma arrojadiza deben quedar superados de una vez por todas. Se ha intentado en la Comisión de Sanidad donde la mayor parte de la proposiciones no de ley (PNL) ha salido adelante, a pesar de la fragmentación del Congreso de los Diputados.

Quizás una de los asuntos que más estrés produce es la obligación de alcanzar un Pacto por la Sanidad. Parece hoy imposible dado precisamente el enconamiento político. Puede que sea el momento de cambiar de objetivo y comenzar con pactos pequeños para poder alcanzar un acuerdo que englobe a todo el sistema sanitario.

Y ahí debe jugar un papel destacado el Cisns si finalmente se acepta ese cambio de estructura en que los acuerdos serán sometidos a votación. Por este motivo y ante la gran cantidad de asuntos pendientes, comunidades y Ministerio deberían estudiar si debe haber más de dos Cisns al año.

En la antesala de este primer Cisns de Montserrat, la configuración de bloques resulta preocupante

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales