Herramientas
|
10 mar 2017 - 08:00 h
|

Estaba llamada a ser la legislatura del diálogo y del Pacto por la Sanidad. La división en el Parlamento obligaba a las fuerzas a entenderse. Sin embargo en el último mes el clima de la Comisión de Sanidad se ha enrarecido.

Este aumento de la tensión se ha producido a raíz de la prescripción enfermera, una cuestión en la que parecía que todas las fuerzas políticas menos el Partido Popular iban a estar de acuerdo con la derogación del Real Decreto aprobado en tiempo de Alfonso Alonso. Al enfrentamiento entre PP y PSOE se suma el de las fuerzas emergentes. Tanto Ciudadanos como Podemos rechazaron hace dos semanas la PNL del PSOE para su derogación y esta pasada semana Ciudadanos y Podemos han desvelado que trabajan junto a Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) un proyecto de ley para modificar el capítulo de prescripción de la Ley de Garantías. La noticia ha incrementado aún más le malestar del Consejo General de Enfermería, descontento con el texto en el que trabajan las estas tres formaciones, mientras el decreto actual se mantiene vigente.

Sin embargo, la Comisión de Sanidad continúa su ritmo. Tanto que si uno se atiene a los resultados no se percibe esta tensión. Esta pasada semana salieron adelante todos los puntos el orden del día a excepción de la PNL sobre las subvenciones en el área de servicios sociales. Todos los grupos respaldaron trasladar la sede de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) a Barcelona, la central de compras y la conclusión del desarrollo de la sanidad electrónica. El copago elevó una vez más el tono del debate. Al final la propuesta salió adelante aunque con matices. El PP se ha limitado a cumplir su pacto con Ciudadanos para que el copago no sea un obstáculo para personas con pocos recursos, pero, sin embargo, vota en contra de revisarlo para aquellas personas que cobran una pensión por debajo del salario mínimo interprofesional.

La duda ahora es saber si esta tensión finalmente conduce a algo. La Comisión de Sanidad aprueba propuestas en las que insta al Gobierno a la aprobación de medidas. El problema ahora es saber si el poder ejecutivo, en este caso el Ministerio de Sanidad, acepta estas iniciativas y las incluye en su agenda para comenzar una reforma sanitaria que es ya urgente.

El clima d ela Comisión de Sanidad se ha enrarecido a raíz del debate sobre la prescripción enfermera

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales