Una herramienta para la evaluación del sistema

Herramientas
|
27 oct 2017 - 08:00 h
|

La evaluación de los resultados en salud es uno de los grandes retos a los que se enfrenta nuestro sistema sanitario. En estas páginas hemos venido llamando la atención en más de una ocasión sobre la necesidad de que las comunidades autónomas hagan un ejercicio de medición de la actividad de sus servicios de salud.

Pero esta reclamación de multitud de expertos en economía de la salud y de la sociedades científicas no ha podido ponerse en práctica. De hecho, las administraciones sanitarias españolas lleva un atraso en esta materia en comparación con otros países de nuestro entorno, más interesados en la evaluación de los resultados.

Poco a poco, las comunidades autónomas han ido integrando iniciativas con este objetivo, pero los pasos dados son poco más que tímidos. Ante la ineficacia de las comunidades autónomas son los profesionales sanitarios los que han cogido el testigo. Lo demuestran en iniciativas como los Premios Best in Class (BIC), en los que son los profesionales los que rellenan los cuestionarios elaborados por las sociedades científicas y los expertos. Es un trabajo complejo, al que destinan su tiempo los profesionales con el objetivo de analizar en que áreas están realizando un trabajo satisfactorio y en cuáles existe capacidad de mejora.

En estos 12 años de su puesta en marcha, los Premios BIC se han consolidado como una herramienta útil para que los profesionales y los servicios puedan medir su actividad y la calidad de la asistencia sanitaria.

Durante los años de la crisis económica, hemos escuchado en más de una ocasión que los profesionales son el elemento más valioso de nuestro sistema sanitario. Después de casi un lustre de recortes, han conseguido mantener la calidad del sistema sanitario. Han sabido sobreponerse a un momento de escasez de recursos, tanto económicos como humanos, a pesar de que el sistema se enfrentaba y se enfrenta aún hoy al reto del envejecimiento de la población y de la cronicidad.

Iniciativas como los Premios BIC demuestran que el personal sanitario quiere seguir midiendo ese trabajo, pretende aprender de la experiencia y compartir ese conocimiento fruto de la evaluación de su labor asistencial e investigadora. De este trabajo, que realizan nuestros médicos por cuenta propia en gran medida, solo hay un gran beneficiado, el paciente como centro de nuestro sistema sanitario.

Los Premios BIC se han consolidado como una herramienta útil para profesionales y servicios

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales