Incorporar la innovación en Madrid

Herramientas
|
21 dic 2018 - 10:00 h
|
<p>Incorporar la innovación en Madrid</p>

El encuentro Investigación e Innovación: Planificando el futuro en la Comunidad de Madrid ha sido el primero en su clase por varias razones. La completa y extensa cadena de profesionales y expertos que trabajan estrechamente con la innovación se han dado cita, estando representados, en esta Jornada reflexiva: especialistas (representados por los hematólogos), administración sanitaria, gestores, dirección general de planificación e Investigación, dirección del plan oncológico, subdirección general de farmacia, pacientes, compañías y representantes de las áreas de investigación y calidad de los hospitales. Porque todos tienen implicación en la incorporación de la innovación disruptiva.

El viceconsejero de Asistencia Sanitaria de la Comunidad de Madrid, Fernando Prados, ha destacado que la agenda sanitaria de Madrid tiene muy presente la innovación, y lo han demostrado con muchos de los tratamientos disruptivos disponibles para los pacientes madrileños de manera ágil. También en la incorporación de las terapias CAR-T Madrid será pionera. Por ello, el llamamiento de Prados a combinar asistencia sanitaria y la investigación tiene todo el sentido. Es conveniente avanzar en facilitar la combinación de estas actividades, desde una postura realista. Madrid está entre las regiones más ricas de la UE, es la segunda en España en inversión en I+D vs el PIB (sólo superada por País Vasco) y tiene el 30 por ciento de mortalidad por cáncer. Precisamente, la oncología es un area con mucha presencia en investigación, tanto clínica como básica, y se beneficia de la innovación que está llegando al paciente. Madrid invierte algo más de 2.000 millones en medicamentos, de los que 223 millones corresponden a la oncología. Sin duda, es necesario priorizar, planificar, facilitar la investigación, la colaboración público-privada e internacionalizar las capacidades de Madrid, que puede ser muy atractiva junto a otras regiones de España. Y si se trabaja en establecer el valor clínico de la innovación se verá ésta como una inversión, y no como un gasto a soportar. Será una inversión de las buenas, con retorno.

Twitter
Suplementos y Especiales