Miedo a la Real World Evidence

Temas relacionados:
Herramientas
|
09 jun 2017 - 15:00 h
|
<p>Miedo a la Real World Evidence </p>

El artículo publicado en The New England Journal of Medicine el pasado Diciembre por el ex director de la FDA, Robert M. Califf, ha hecho replantearse dónde estamos con la Real World Evidence (RWE). Los autores han analizado los pros y cons, pero dejan bien claro que los datos de las historias clínicas, anonimizados y tratados, son el petróleo del siglo XXI. La evidencia de la vida real obtenida mediante la agregación de un elevado número de información contenida en las historias clínicas, es el conjunto de la práctica clínica real, tan amplia y veraz como es la suma de todas las historias clínicas. La calidad, pues, depende de la veracidad de la fuente. El modelo de organización sanitario es la principal barrera que se encuentra el desarrollo de la RWE. Es evidente que la FDA sabe que la utilidad de la RWE pasa por establecer unas guías que aborden la correcta metodología y la anonimización de los datos, pero eso no le asusta. Lo confirma la firma de un acuerdo hace escasos días con la Asociación Americana de Oncología para profundizar en el uso de estos datos.

¿A quién beneficia utilizar la RWE y los Big Data? A la práctica de la medicina, ya que un especialista podría comparar su práctica y sus resultados con los de todo su hospital, su CC.AA. o su país. En el futuro, podría ver la práctica agregada de su continente y más allá. Comparar su práctica le permitirá tomar mejores decisiones para su paciente. Por esa razón, un 80% de los pacientes consultados acerca de si cederían sus datos anonimizados para que otros pacientes futuros se beneficien de la experiencia de su historia clínica, responden afirmativamente.

Los miedos a su desarrollo pueden tener una justificación en el pasado, pero las metodologías y los aspectos legales en RWE ya tienen la mayoría de edad. El miedo no puede privar del avance de la medicina y de la ciencia. Pero también podemos esperar a que lo hagan los americanos, y ser en esto los rezagados de la clase. Ya lo dijo en un mal día el filósofo Miguel de Unamuno: “Que inventen ellos”.

Twitter
Suplementos y Especiales