Herramientas
|
23 nov 2018 - 08:00 h
|
<p>Biopsia líquida</p>

El estudio de la cinética de la carga mutacional y su relación con la respuesta tumoral es un campo en el que se están haciendo investigaciones. En Enero de 2018, el doctor Mariano Provencio, presidente del Grupo Español de Cáncer de Pulmón (GECP) y jefe del servicio de Oncología Médica del Hospital Puerta de Hierro de Madrid, ha recibido el Premio del Año de la Real Academia Nacional de Medicina (RANM). Su estudio “Medicina Personalizada en Oncología: Utilización de la Biopsia Líquida como elemento fundamental en el desarrollo de un nuevo modelo de conocimiento y utilidad en pacientes con cáncer de pulmón” ha sido merecedor de este reconocimiento por parte de todos los académicos de la Corporación. Se trata de un trabajo se propone investigar y determinar mediante un método no invasivo basado en la biopsia líquida el análisis masivo de datos para establecer una correlación más precisa entre la propagación del tumor, el pronóstico y la respuesta al tratamiento.

Para saber más sobre esta investigación y, en concreto, sobre la biopsia líquida, acudo al conocimiento de la Dra. Virginia Calvo, oncóloga del Hospital Puerta de Hierro de Majadahonda. Me indica que la biopsia tradicional aún representa el estándar en el diagnóstico de la enfermedad oncológica, a pesar de que únicamente refleja un momento puntual de la evolución tumoral y en una única localización tumoral. “Además, la biopsia tradicional se encuentra limitada por la cantidad de tejido tumoral disponible, su accesibilidad, la edad del paciente y sus comorbilidades; y no está exenta de complicaciones durante su realización”, afirma la experta.

Para el diagnóstico de tumores difíciles de biopsiar, como el cáncer de pulmón puede constituir una alternativa diagnóstica. Según la Dra. Calvo el cáncer de pulmón es una enfermedad heterogénea, con distintas áreas dentro de cada lesión o en diferentes metástasis mostrando diferentes perfiles genéticos. Por tanto, una biopsia de una parte de una de las lesiones tumorales podría no ser representativa ni de la heterogeneidad intratumoral ni de la intermetastásica.

“El análisis del ADNtc puede potencialmente evitar estas limitaciones: la extracción sanguínea es un procedimiento mínimamente invasivo prácticamente sin complicaciones. Además la información obtenida del análisis del ADNtc es representativa de la heterogeneidad de la enfermedad puesto que los fragmentos de ADNtc son vertidos al torrente sanguíneo desde todas las localizaciones tumorales” señala la oncóloga del Puerta de Hierro. También, matiza que permite monitorizar la carga mutacional: evaluación temprana de la respuesta radiológica, detecta la enfermedad mínima residual y la recaída precoz y detecta la evolución de la resistencia en tiempo real.

Además de los beneficios clínicos la biopsia líquida también permite optimizar los tratamientos. Lo que se traduce en un menos impacto económico. Como afirma el Dr. Albanell, jefe del Servicio de Oncología Médica del Hospital del Mar (Barcelona), la selección del tratamiento correcto para el paciente correcto es una de las vías esenciales para conjugar innovación y sostenibilidad. El experto subraya que “la biopsia líquida nos permite realizar esta selección de pacientes, optimizando el tratamiento y en un futuro nos puede ayudar a identificar de manera precoz a los pacientes que no van a responder, lo que nos permitirá acortar la duración de tratamientos ineficaces e investigar terapias más efectivas”.

Está claro que la biopsia líquida se ha convertido en un primer paso hacia la implementación de la medicina de precisión y hacia los tratamientos personalizados. Es lo que hay. Seguro.

La biopsia líquida se está utilizando en melanoma, cáncer de pulmón, cáncer colorrectal o cáncer de mama

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales