Cáncer de ovario

Temas relacionados:
Herramientas
|
14 jun 2019 - 08:00 h
|
<p>Cáncer de ovario</p>

Cada año se detectan en España 3.500 cánceres de ovario. Se trata del quinto tipo de cáncer más frecuente en mujeres. El problema es que existe una gran dificultad en la detección precoz de este cáncer y muchas veces se diagnostica en casos avanzados.

Acude al plató de ¿Qué me pasa doctor? uno de los especialistas dedicado a esta patología, el doctor Javier de Santiago, Ginecólogo del MD Anderson Cáncer Center de Madrid. Me comenta que al cáncer de ovario le llaman el asesino silencioso, ya que no da síntomas. Y aunque no tiene una gran prevalencia en la población sí que tiene una elevada mortalidad y eso es lo caracteriza fundamentalmente a esta enfermedad. “Cada vez vamos sabiendo más del cáncer de ovario, tratando mejor a nuestras pacientes y haciendo más investigación de calidad. Esto va a repercutir en que poco a poco vamos a mejorar la supervivencia de nuestras pacientes y que tengan además una calidad de vida cada vez mejor”, afirma el especialista del MD Anderson.

En general es más frecuente en mujeres que tienen cincuenta años, aunque también se puede dar en mujeres más jóvenes. Para el Dr. de Santiago la sintomatología es uno de los caballos de batalla respecto al diagnóstico precoz. “Más de un 70 por ciento de las veces no llegamos a tiempo porque no tiene un sintomatología específica. Algunos tumores de ovario pueden producir hormonas y eso puede dar una pista, pero la mayoría de ellos no y producen síntomas diferentes como síntomas digestivos, molestias abdominales o distensión abdominal, entre otros”, señala el especialista. Por este motivo el experto subraya la importancia de que cuando una mujer tenga esos síntomas de forma persistente o continua o se sienta molesta, debe acudir a un especialista para que valore su caso.

La ecografía es el primer método diagnóstico que emplean los ginecólogos para el diagnóstico de este tumor. “Es un método ampliamente utilizado tanto la ecografía transvaginal como la ecografía abdominal y disponemos de ella de forma sistemática en la consulta. Una buena anamnesis, exploración y ecografía en la consulta es el camino de entrada en el diagnóstico. Posteriormente se realizan las pruebas de imagen más específicas como el TAC, la resonancia, el PET y los marcadores tumorales”, detalla de Santiago.

Uno de los problemas del cáncer de ovario es que no se dispone de un diagnóstico precoz como puede ser en el cáncer de cuello con la citología a toda la población o el cáncer de mama con la mamografía. “En cáncer de ovario utilizamos las revisiones ginecológicas pero eso no es un screening poblacional como lo entendemos”, señala el experto.

Finalmente hablamos sobre la genética de este tipo de tumor ya que entre el 15 y el 20 por ciento de los cánceres de ovario están condicionados genéticamente, es decir, hay una alteración genética. Además muchos de ellos también se asocian al cáncer de mama y son conocidos como la mutación BRAC1 y BRAC2. “Estos genes condicionan una especial predisposición a otros cánceres, pero en especial al cáncer de mama y al de ovario. En estas variantes sí que se puede actuar. Tenemos programas de seguimiento y programas de atención específicos para detectar precozmente estos tumores o tratar de anticipar el diagnóstico. Hacemos seguimiento en pacientes genéticamente predispuestas”, concluye el especialista. Es lo que hay. Seguro.

Se calcula que entre el 15 y el 20 por ciento de los tumores de ovario son de origen hereditario

Twitter
Suplementos y Especiales