Colangitis biliar primaria

Temas relacionados:
Herramientas
|
07 sep 2018 - 08:00 h
|
<p>Colangitis biliar primaria</p>

Se acaba de celebrar el Día Mundial de la Colangitis Biliar Primaria, una enfermedad que como saben afecta al funcionamiento de los conductos biliares del hígado, los encargados del transporte de la bilis hacia el exterior de este órgano. Al fallar el transporte de la bilis en el interior del hígado, los afectados por esta enfermedad pueden sufrir complicaciones como fibrosis, cirrosis o cáncer hepático e incluso, en casos graves, necesitar un trasplante de hígado. Pese a la importancia de estas complicaciones en España, solo el 6% de la población dice conocer esta enfermedad. A este problema se le debe añadir la incomprensión social y la confusión que causan sus síntomas. El color amarillo que pigmenta la piel y los ojos es comúnmente asociado a problemas de alcoholismo o drogas, sustancias que no tienen nada que ver con la aparición de esta enfermedad, pero que favorecen un estigma con el que el enfermo de CBP debe luchar día tras día.

En nuestro país se estima que puede afectar a casi 10.000 personas y en un 90 por ciento de los casos son mujeres entre 35 y 60 años. Sin embargo los datos son aproximados, ya que actualmente, no existen el número de afectados exacto. En el último Congreso de la Asociación Española para el Estudio del Hígado que tuvo lugar en febrero de 2017, un grupo de hepatólogos presentaron un estudio Delphi titulado “Epidemiología y manejo de la CBP en España”. Según la investigación preliminar, la prevalencia estimada de CBP en España es de 10.789 – 11.258 pacientes (entre 284,15 y 296,51 casos/millón de habitantes), teniendo en cuenta que se cree que entre el 15 y el 20 por ciento de los pacientes no están diagnosticados. Asimismo, el estudio estima en 9.382 las personas diagnosticadas con CBP en España actualmente. La incidencia estimada es de 1.027 pacientes (27,04 casos/millón de habitantes) tomando como base para el cálculo la cifra de pacientes diagnosticados con CBP.

Por este motivo se ha puesto en marcha el registro ColHai, una iniciativa de la Asociación Española para el Estudio del Hígado (AEEH) y el Centro de Investigación en Red de Enfermedades Hepáticas y Digestivas (CIBERehd) que “busca cuantificar qué número exacto de personas padecen enfermedades colestásicas y autoinmunes, un grupo de patologías entre las que se encuentra la colangitis biliar primaria y otras enfermedades como la colangitis esclerosante primaria o la hepatitis autoinmune”, afirma la Dra. Magdalena Salcedo, especialista en hepatología del Gregorio Marañón.

Un diagnóstico temprano es muy importante para el control de la enfermedad, ya que actualmente hay tratamientos efectivos para evitar el progreso de la CBP. Debido a que es posible no tener síntomas en el momento del diagnóstico, la enfermedad es detectada en muchos casos cuando se halla una alteración en un análisis de sangre rutinario. “Un aumento de la fosfatasa alcalina, un indicador que aparece en cualquier análisis de sangre rutinario de los que se realizan anualmente en muchas empresas, por ejemplo, podría ser un primer indicador de CBP”, subraya la Dra. Salcedo.

Además cuando se sospecha de CBP es importante analizar los anticuerpos antimitocondriales (AMA). Tras estos análisis, si existe todavía alguna duda, es posible consultar otros marcadores que pueden ayudar al diagnóstico de la CBP: una reducción del nivel de flujo de la bilis; un incremento de las concentraciones de inmunoglobulina, transaminasas ALT o AST, niveles de bilirrubina; presencia de anticuerpos antinucleares (el 30 por ciento de los pacientes con CBP los tienen).

Algunos especialistas en hepatología llevan a cabo también una biopsia del hígado para confirmar el diagnóstico de CBP y saber hasta qué punto ha progresado la enfermedad. Seguro.

Un aumento de la fosfatasa alcalina podría ser un primer indicador de colangitis biliar primaria

Twitter
Suplementos y Especiales