Herramientas
|
28 oct 2016 - 14:00 h
|
<p>Cortés y López Pérez, dos fenómenos</p>

En la segunda edición de los premios Constantes y Vitales se han concedido dos premios que me han llamado mucho la atención debido al nivel de los premiados y a sus trabajos. Así que el premio a la Mejor Investigación Biomédica del Año ha recaído sobre el doctor Javier Cortés y al Joven Talento en Investigación Biomédica ha correspondido al doctor M. A. López Pérez.

El primero, por su trabajo sobre el cáncer de mama metastásico. Se trata de una enfermedad incurable y el objetivo del tratamiento es mejorar la supervivencia y mantener una buena calidad de vida. El subtipo HER2+, con mayor agresividad clínica, se caracteriza por la sobreexpresión de la proteína HER2 y los tratamientos con trastuzumab y lapatinib dirigidos contra esta diana habían demostrado mejorar el pronóstico.

En este estudio, se ha demostrado, por primera vez, que añadir pertuzumab al trastuzumab y a la quimioterapia (tratamiento estándar en primera línea del cáncer de mama metastásico HER2+) mejora tanto la supervivencia libre de progresión como la supervivencia global, con un aumento en la mediana de supervivencia de 16 meses. Desde entonces, esta combinación, aprobada por la EMA y FDA con los resultados de este estudio, se considera el mejor tratamiento para este grupo de pacientes. En toda la historia, estos son los mejores datos obtenidos en el tratamiento del cáncer de mama metastásico.

Estos resultados han reforzado el desarrollo de esta combinación en el tratamiento preoperatorio del cáncer de mama no-metastásico HER2+ de alto riesgo de recidiva, donde la curación es posible y el objetivo principal del tratamiento, con un beneficio evidente para las pacientes y para la sociedad. La combinación ha obtenido una tasa muy elevada de respuestas completas patológicas asociada a una menor tasa de recidivas y una mayor supervivencia global. Por esta razón, las agencias reguladoras europea-EMA y americana-FDA, han aprobado su uso.

Por otra parte, el Dr. Miguel Antonio López Pérez, es Profesor Titular del Departamento de Fisiología de la Universidad de Santiago de Compostela (USC) desde el año 2014. Tras finalizar su Tesis Doctoral en la USC en el año 2002, se trasladó a la Universidad de Cambridge para trabajar en el campo de la adipobiología. Allí realizó un postdoctorado de varios años, hasta su reincorporación al amparo del Programa Ramón y Cajal, en el año 2008. Es Jefe del Grupo de Investigación de NeurObesidad (NeurObesity) en el Centro de Investigación en Medicina Molecular y Enfermedades Crónicas (CIMUS). Ha obtenido financiación competitiva nacional continua en calidad de IP desde su reincorporación en el año 2007, así como del European Research Council (ERC), en la modalidad Consolidator. Su investigación aborda la biología molecular de la obesidad, un problema biomédico central en las sociedades occidentales, desde una óptica novedosa que centra el interés en el papel de sensores energéticos intracelulares (como AMPK), el metabolismo lipídico y el estrés de retículo endoplásmico como mecanismos de integración básicos de la homeostasis energética y metabólica por parte del sistema nervioso central. Su producción científica en este campo es excelente, con artículos como primer autor en las principales revistas de su campo (Diabetes y Cell Metab), y como autor para correspondencia en revistas generales y específicas de primer nivel (Nature Medicine, PLoS Biology, Cell Reports, Cell Metab, Nature Reviews Endocrinol). Además, se trata de una producción numerosa y citada extensamente, lo que le ha valido un índice H muy alto en relación con otros candidatos (superior a 40). Por último, cabe también reseñar una labor formativa intensa, particularmente a través de la dirección de tesis doctorales.

Añadir pertuzumab al trastuzumab y a la quimioterapia mejora la SLP y la global

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales