Herramientas
|
10 feb 2017 - 08:00 h
|
<p>Dos fármacos, un destino</p>

La hipercolesterolemia familiar (HF) es una enfermedad hereditaria que se expresa desde el nacimiento, y que cursa con un aumento en las concentraciones plasmáticas de colesterol, principalmente del colesterol transportado por las lipoproteínas de baja densidad (c-LDL). Es un trastorno muy frecuente y se estima que al menos 1 de cada 400 personas en la población general presenta HF. En España, se calculan en 100.000 las personas con HF. Según la Fundación de Hipercolesterolemia Familiar, “la importancia de su diagnóstico precoz radica en el elevado riesgo de presentar un Infarto de Miocardio (IM) u otra enfermedad ateroesclerótica vascular en edades tempranas de la vida. La enfermedad cardiovascular se manifiesta en más del 50% de los pacientes con HF antes de los 55 años de edad”.

En el intento de controlar la hipercolesterolemia familiar y otras hipercolesterolemias graves en pacientes de alto riesgo surgen dos opciones terapéuticas en un extraordinario trabajo de investigación que sigue su camino. Repatha, de Amgen y Praluent de Sanofi.

Evolocumab (Repatha®, Amgen) está disponible para determinados pacientes con hipercolesterolemia. El fármaco está autorizado en pacientes que no alcanzan un control en sus cifras de colesterol-LDL a pesar de modificar su dieta y tomar la dosis máxima tolerada de estatinas y otros fármacos hipolipemiantes. Estos pacientes incluyen a los que presentan una Hipercolesterolemia Familiar, pacientes con elevados niveles de colesterol-LDL y enfermedad cardiovascular y pacientes intolerantes a las estatinas o en los que estas están contraindicadas.

Evolocumab (Repatha®) es un fármaco biológico, un anticuerpo monoclonal conocido como anti-PCSK9, que al bloquear una proteína (PCSK9) favorece que aumenten los receptores disponibles de las LDL y produce una reducción del colesterol-LDL (c-LDL) de hasta un 60% en pacientes que ya están tomando estatinas a las dosis máximas toleradas. Su presentación es inyectable y se administra por vía subcutánea una o dos veces al mes. En los estudios realizados previos a su comercialización se ha mostrado seguro y sin efectos adversos importantes, aunque todavía no se ha demostrado su efecto a largo plazo en la reducción de los episodios cardiovasculares. Su prescripción será de uso hospitalario y las indicaciones financiadas con cargo al Sistema Nacional de Salud.

Alirocumab (Praluent®, Sanofi) está disponible desde el mes de abril para determinados pacientes con hipercolesterolemia. El fármaco está autorizado en pacientes que no alcanzan un control en sus cifras de colesterol-LDL a pesar de modificar su dieta y tomar la dosis máxima tolerada de estatinas y otros fármacos hipolipemiantes. Estos pacientes incluyen a los que presentan una Hipercolesterolemia Familiar, pacientes con elevados niveles de colesterol-LDL y enfermedad cardiovascular y pacientes intolerantes a las estatinas o en los que estas están contraindicadas.

Alirocumab (Praluent®) del Laboratorio Sanofi es un innovador fármaco biológico, un anticuerpo monoclonal conocido como anti-PCSK9, que al bloquear una proteína (PCSK9) favorece que aumenten los receptores disponibles de las LDL y produce una reducción del colesterol-LDL (C-LDL) de hasta un 60% en pacientes que ya están tomando estatinas a las dosis máximas toleradas. Su presentación se encuentra disponible en dos dosis que proporcionan distintos niveles de reducción de c-LDL, en una única inyección por vía subcutánea cada dos semanas. En los numerosos estudios realizados previos a su comercialización se ha mostrado seguro y sin efectos adversos importantes, aunque todavía no se ha demostrado su efecto a largo plazo en la reducción de los episodios cardiovasculares. Su prescripción será de uso hospitalario y las indicaciones financiadas con cargo al Sistema Nacional de Salud. Es lo que hay.

Los anti-PCSK9, bloquean una proteína (PCSK9) y producen una reducción del colesterol-LDL de un 60 por ciento

Twitter
Suplementos y Especiales