Envejecimiento y antienvejecimiento

Herramientas
|
01 dic 2017 - 08:00 h
|
<p>Envejecimiento y antienvejecimiento</p>

El paso de los años produce un progresivo deterioro estructural del cuerpo humano, así como un lento e inexorable declinar en la capacidad funcional. Esta disminución progresiva de funcionalidad constituye la principal característica del proceso de envejecimiento. La tasa de pérdida funcional varía de unos individuos a otros y de unas funciones a otras en un mismo individuo. El Profesor Manuel Castillo, Catedrático de Fisiología Médica de la Facultad de Medicina de Granada, señala en uno de sus artículos los mecanismos que explican esa pérdida funcional. El primer mecanismo es la pérdida de actividad celular, la cual puede ser consecuencia tanto de la falta de estímulos como de su exceso (con la consiguiente alteración de estructuras celulares). Esta disminución de actividad celular es, por lo general, reversible. El segundo mecanismo es la pérdida de elementos funcionales (células) por apoptosis. El proceso de apoptosis puede acelerarse ante la falta de estímulos tróficos (esto es lo que explica la atrofia por falta de uso que se produce en la mayoría, si no en todos, los tejidos orgánicos). La apoptosis también puede inducirse por la presencia de lesiones genéticas o ultraestructurales que puedan producirse en la célula, así como por la acumulación de sustancias o elementos que, en exceso, pueden resultar nocivos (radicales libres, calcio) y de los cuales la célula no puede desembarazarse adecuadamente. Esto puede suceder por distintas circunstancias constitutivas y ambientales, destacando entre ellas la exposición a una sobreestimulación funcional. En consecuencia, tanto la falta de uso como el abuso pueden determinar apoptosis y, con ello, la pérdida de capacidad funcional. El tercer mecanismo es la pérdida (muerte) de elementos funcionales por necrosis. La destrucción celular por necrosis se produce en respuesta a agentes químicos (falta de oxígeno, exposición a tóxicos), físicos (traumatismo, radiaciones) o biológicos (infección, inflamación, reacción autoinmune). La confluencia de dos o tres mecanismos acelera el deterioro funcional y, con ello, el envejecimiento.

Para luchar contra el paso del tiempo, está la denominada Medicina Antienvejecimiento. El objetivo que se persigue no es solamente vivir más sino vivir los años que se tengan que vivir con autonomía y buena calidad de vida.

El Profesor Castillo me comenta que de manera genérica podemos hablar de un decálogo de tratamientos y actividades a seguir en Medicina Antienvejecimiento. Lo primero que hay que hacer es proteger el organismo y las distintas estructuras funcionales de todo lo que les resulta tóxico y las hace envejecer. Hay que mejorar las capacidades funcionales (todas las que se puedan y todo lo que se pueda). Esto es directamente antienvejecimiento. Tenemos que tener una actitud ante el envejecimiento y una actitud antienvejecimiento. Un punto que subraya el especialista es que tenemos que “intentar pasarlo bien y evitar pasarlo mal, de manera activa, tanto física como mental”. Respecto a la alimentación se debe emplear una nutrición antienvejecimiento, se trata de una forma específica de comer, no sólo comer de manera saludable. Además se debe acompañar de ejercicio físico y mental antienvejecimiento, acompañado también de descanso y recuperación (que incluye un sueño adecuado y reparador). Todo ello lo podemos complementar con suplementos nutricionales con acción antienvejecimiento y fármacos antienvejecimiento o que previenen, ya que han demostrado ser positivos para la salud, y el bienestar, tienen efecto protector y de mejora de la capacidad funcional.

Finalmente hay que realizar una prevención integral, control de factores de riesgo y diagnóstico precoz de enfermedades asociadas al envejecimiento. Y sobre todo, asumir los años y sus consecuencias y disfrutar de la vida en sus distintas etapas. Seguro.

El objetivo de la Medicina Antienvejecimiento es vivir más, con autonomía y buena calidad de vida

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales