Los ACOD, primera elección en pacientes con FA

Herramientas
|
25 nov 2016 - 08:00 h
|
<p>Los ACOD, primera elección en pacientes con FA</p>

Los Anticoagulantes Orales de Acción Directa, también conocidos como ACOD, llevan desde 2008 en el mercado. A pesar de su eficacia, eficiencia y seguridad, demostrada en numerosos estudios (tanto clínicos como en vida real) para el tratamiento de la fibrilación auricular (FA), siguen siendo relegados respecto a otros tratamientos más antiguos como los antivitamina K (AVK), a pesar de que estos últimos muestran interacciones farmacológicas y con los alimentos, además de características clínicas y genéticas que dificultan el cumplimiento del INR recomendado (2,0-3,0). De este modo, más del 40 por ciento de los pacientes anticoagulados no está bien controlado y se encuentran fuer de rango, lo que aumenta el riesgo de sufrir un ictus o una embolia sistémica.

Las barreras administrativas en el ámbito autonómico, el nihilismo de los profesionales y la heterogeneidad de los criterios de financiación suponen los principales obstáculos a sortear. Así, hay comunidades donde no se pueden recetar los ACOD hasta después de haber sufrido un segundo ictus. El porcentaje de penetración de estas terapias está muy por debajo de lo deseable: un 24 por ciento en España, un 17 por ciento incluso en algunas comunidades . ¿Acaso esto tiene sentido? Todos estamos preocupados e implicados en la sostenibilidad del sistema público de salud, pero en este caso concreto tanto la evidencia científica como los estudios de coste –efectividad avalan claramente estos tratamientos.

Desde hace tiempo, no sólo los cardiólogos, sino también otros especialistas como los hematólogos, médicos de atención primaria o farmacólogos clínicos venimos demandando que los ACOD se establezcan como primera elección en pacientes con FA. Así se constató en la reciente mesa redonda ‘Abordaje Multidisciplinar de la Anticoagulación en España’, impulsada por la alianza BMS-Pfizer y celebrada en el congreso de la Sociedad Española de Cardiología. Los especialistas reclamamos que en España, se financien y se puedan prescribir libremente estos fármacos siguiendo las recomendaciones de las guías europeas de fibrilación auricular.

Ahora mismo, resulta fundamental revisar y actualizar el Informe de Posicionamiento Terapéutico e incluir los nuevos estudios, el empleo de ACOD en la cardioversión y el control deficiente de la coagulación a más corto plazo.

También suprimir el visado de prescripción, que puede retrasar el inicio del tratamiento varios días, lo que conlleva un riesgo tromboembólico añadido para los pacientes, y modificar las guías y evaluaciones de las comunidades autónomas. Todo ello para ofrecer el mejor tratamiento a los pacientes que no pueden llevar un control analítico adecuado, pacientes con alto riesgo hemorrágico y trombótico, o deficiente control de la anticoagulación.

Esperemos, pues, que las autoridades escuchen nuestras demandas y potencien el acceso de los pacientes a los mejores tratamientos. Sólo así, se podrá hablar realmente de un sistema que vela por la salud de las personas y está concienciado con la prevención de episodios tan graves como el ictus, que supone la primera causa de muerte en la mujer y la segunda en el hombre.

Más del 40 por ciento de los pacientes anticoagulados no está bien controlado y se encuentra fuera de rango

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales