Herramientas
|
08 sep 2017 - 08:00 h
|
<p>Los “ECOS” del páncreas</p>

Expertos reunidos por la Fundación ECO acaban de publicar la “Guía para el Diagnóstico y Tratamiento del Cáncer de Páncreas” en colaboración con Celgene para avanzar en el tratamiento de esta enfermedad. Un documento coordinado por el doctor Alfredo Carrato, vicepresidente de la Fundación ECO, jefe del Servicio de Oncología Médica del Hospital Ramón y Cajal de Madrid y por doctor Manuel Hidalgo, director del Centro Clínico de Cáncer del Beth-Israel Deaconess de Boston.

Sobre los antecedentes personales y familiares (consejo genético) el trabajo afirma que el International Cancer of the Pancreas Screening Consortium(CAPS) recomienda el cribado de adenocarcinoma ductal pancreático (PDAC) para individuos de alto riesgo (IAR) de familias con cáncer de páncreas familiar (CPF), aunque no está incluido dentro de la práctica clínica habitual6 (IIIC).

Los programas de cribado de PDAC se deben realizar en centros con alto volumen, que cuenten con equipos multidisciplinares con experiencia en cribado y tratamiento de la patología. Se consideran IAR las personas que tienen al menos 5-10 veces incrementado el riesgo de PDAC. Técnicas de cribado para IAR consisten en; una resonancia magnética (RM) con colangiopancreatorresonancia, (CPRM), Ecoendoscopia digestiva alta (EUS). Con el cribado se pretenden detectar pequeños tumores sólidos pancreáticos (≤ 1 cm), irregularidades del conducto pancreático, lesiones pancreáticas precursoras como son las neoplasias mucinosas papilares intraductales (IPMN) ,que se suelen presentar como quistes. La prevalencia de lesiones pancreáticas quísticas sospechosas es del 33-45% en IAR.

El CAPS recomienda comenzar el cribado a los 50 años, o diez años antes de la edad del caso más joven en la familia, puesto que se ha descrito el fenómeno de la anticipacióngenética en CPF (IIIB). Sería necesaria la evaluación del estrés psicológico y los costes de los programas de cribado de los IAR.

Pero ¿cuándo se debe remitir a una consulta de cáncer familiar? Por una parte deben acudir las Familias con Cáncer de páncreas familiar, cuando hay dos o más familiares de primer grado con PDAC o 3 o más familiares con PDAC (independientemente de su grado de parentesco). También se debe acudir cuando existan síndromes hereditarios de cáncer asociados a riesgo de adenocarcinoma ductal pancreático como, familias con síndrome de mama y ovario hereditario con algún caso de PDAC (BRCA1 y BRCA2), melanoma familiar, cáncer colorrectal hereditario (poliposis adenomatosa familiar o síndrome de Lynch) con algún caso de PDAC o si se sospecha de otros síndromes hereditarios como el síndrome de Peutz-Jeghers o pancreatitis hereditaria.

La ausencia de manifestaciones específicas, con excepción de la ictericia, junto a su agresividad biológica, hace que en el 80% de los casos de cáncer de páncreas el diagnóstico sea tardío. “El cáncer de páncreas es mucho menos frecuente que otros tumores y apenas se detectan 6.500 nuevos casos al año en España. Su incidencia va en aumento. Sin embargo, es el tercero con más muertes en España y en 2020 se va a convertir en el segundo, sólo por detrás del cáncer de pulmón”, apunta el Dr. Carrato. Y añade que “la cirugía sigue siendo el único tratamiento curativo, a la que solo tienen acceso un 15-20% de los pacientes, pero la recaída de la enfermedad es muy frecuente, superior al 60% de los casos, con una supervivencia media de 23 meses”, concluye el especialista.

Además, tal y como afirma el doctor Hidalgo, “la identificación precoz de la enfermedad puede facilitar la elección de los pacientes para cirugía y para estudios de investigación u otras formas de tratamiento”. Seguro.

En España se detectan unos 6.500 nuevos casos de pacientes con cáncer de páncreas al año

Twitter
Suplementos y Especiales