Herramientas
|
21 jun 2019 - 08:00 h
|
<p>Reumatismos en el trabajo</p>

Días atrás se celebró en Madrid la cita europea más importante de la reumatología. Se trata de Eular 2019, un evento al que acudieron 14.000 asistentes para discutir sobre los últimos avances en esta especialidad médica, incluida su parte pediátrica. Esta reunión a la que acuden cada año especialistas internacionales, se estructura entorno a tres pilares: sociedades científicas de toda Europa, profesionales de la salud y los pacientes con enfermedades reumáticas.

La relación de este tipo de enfermedades con el trabajo fue uno de los temas destacados de la cita de este año. De hecho la Sociedad Española de Reumatología (SER) ha publicado los datos de la encuesta europea sobre las condiciones de trabajo (elaborada por la Fundación Europea en Dublín, en el año 1996), sobre el número de trabajadores afectados por las enfermedades reumáticas y musculoesqueléticas en nuestro país. Según esta información el 69,2 por ciento de los trabajadores españoles han referido algún tipo de daño musculoesquelético relacionado con las actividades llevadas a cabo en su puesto de trabajo.

Por este motivo una de las iniciativas de gran calado que se presentó en Eular 2019 fue “Time2work” para destacar la importancia de mantener a las personas con enfermedades reumáticas y musculoesqueléticas en sus puestos de trabajo. La campaña persigue crear conciencia sobre la importancia del diagnóstico temprano, la única manera efectiva de tener un tratamiento para mejorar la calidad de vida de los pacientes. “Las enfermedades reumáticas se caracterizan por tener un alto impacto en la capacidad para trabajar: afectan a la resistencia, reducen la capacidad cognitiva, la concentración, la movilidad, empeoran el estado anímico y producen fatiga”, señala el Dr. Juan J. Gómez-Reino, presidente de la SER. Se estima que en España estas patologías son la causa del 24 por ciento de las discapacidades temporales y el 50 por ciento de las permanentes, lo que supone un elevado coste para la seguridad social. “De ahí la necesidad de aumentar el conocimiento de las mismas”, concluye el experto.

Durante en el evento también se pudieron conocer los datos sobre el Mapa Internacional de la Espondiloartritis Axial (IMAS), que revelan que más del 75 de las personas que padecen esta enfermedad tiene problemas para encontrar empleo. Los datos pusieron de manifiesto que las personas que padecen espondiloartritis axial (EspA-ax) sufren un retraso en el diagnóstico de más de 7 años, lo que puede provocar un aumento de los problemas laborales por un empeoramiento de la carga de la enfermedad. Además según se expuso casi dos tercios de los 2.846 participantes experimentaron problemas laborales; un 56 por ciento tuvo que pedir una baja por enfermedad, mientras que un 45 por ciento tuvo problemas para cumplir su horario laboral. Finalmente muchos empezaron experimentando estos síntomas desestabilizantes y debilitantes con alrededor de 26 años.

Finalmente los asistentes pudieron analizar los datos de las evidencias en la práctica clínica que confirman la seguridad y la eficacia de los biosimilares anti-TNF y el elevado cumplimiento del tratamiento de los pacientes. Y es que tal y como señaló el doctor Peter Taylor, catedrático de Ciencias Reumáticas de la Universidad de Oxford “los pacientes con enfermedades inflamatorias crónicas se enfrentan a la realidad de llevar una vida de tratamiento constante de la enfermedad. Ahora, con los biosimilares, hay más pacientes que tienen acceso a esos fármacos que les cambiarán la vida, a la vez que los sistemas de salud ahorran notablemente”. Es lo que hay. Seguro.

Las enfermedades reumáticas causan el 24% de las discapacidades temporales y el 50% de las permanentes

Twitter
Suplementos y Especiales