Apoyo al informe de la AGP sobre visado a la triple terapia en EPOC

Especialistas, médicos de atención primaria y pacientes avalan las conclusiones de la Oficina del Comisionado
Herramientas

M.P.

Madrid

|
03 may 2019 - 13:01 h
|

Especialistas, médicos de atención primaria y pacientes respaldan la conclusión principal del informe de la Oficina del Comisionado para la Equidad de la Alianza General de Pacientes que alerta de la posibilidad de que el visado sobre la triple terapia en EPOC introduzca desigualdades en el acceso entre las distintas comunidades autónomas.

Desde la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ), Jose Luis López-Campos, que es el coordinador del Área de EPOC, remarca que el documento elaborado va muy en la línea de la opinión de los especialista, y recoge ideas, tal y como remarca López-Campos, que en su día debatieron con el Ministerio en una reunión. Durante ese encuentro, recuerda, revisaron las limitaciones del visado en triple terapia, tal y como está concebido a día de hoy.

La posibilidad de aplicar un visado para la prescripción de este tratamiento, recuerda el experto, “plantea una situación bastante peculiar con respecto a la atención sanitaria. Hay que tener en cuenta que la indicación formal de los fármacos que es la que se reconoce en ficha técnica y por la que nos guiamos los médicos y que tenemos que cumplir en la prescripción y que está sustentada por los ensayos clínicos, esta ficha técnica no se corresponde con la indicación del visado”, subraya.

La medida, continúa, nos sitúa en una situación muy complicada, “porque en términos generales estamos diciendo que el fármaco está indicado en una patología concreta, pero el Sistema Nacional de Salud lo va a financiar en circunstancias para las que no está indicado, que es en una triple terapia ya abierta”, destaca.

A esta contradicción se suma una redacción muy compleja. “Tiene un déficit de forma importante. Resulta confusa y utiliza términos, como tratamientos estables, que no se manejan en medicina”, cuestiona el neumólogo.

Desde la sociedad científica han trasladado a Sanidad redacciones alternativas. En resumen, “lo deseable es que el visado estuviera bien redactado y, sobre todo, que fuera acorde con las indicaciones formales que aparecen en la ficha técnica. Si no es así, crea una situación muy complicada en la práctica clínica diaria”, puntualiza.

Desde atención primaria, Tomás Gómez, médico familia del Centro de Salud Nájera, destaca que la imposición de este tipo de visados constituye una limitación en el acceso. La triple terapia en EPOC, afirma, está indicada en un pequeño porcentaje de pacientes, entre el cinco y el diez por ciento que están en primaria. “La mayoría de ellos ya está con triple terapia en dos dispositivos y se ha visto que reducirlo en un único dispositivo podría mejorar la adherencia”, indica. “Si la administración pone un visado debe pensar que estamos haciendo las cosas mal o simplemente no se fía de nosotros”, apunta. Habrá variaciones entre las comunidades. “No se entiende que en algunas de ellas nos puedan obligar a poner al paciente que lo necesite un tratamiento puente y esperar a que esté estable”, concluye.

Por su parte, desde la perspectiva de los pacientes, Javier Palicio, presidente de Fenaer, suscribe en pleno el contenido del informe en cuya elaboración participó su federación. “Todos los visados son incoherentes. Tienen que llevar el sello de una persona que no sabe de ese tema. Se podrían ahorrar un funcionario y destinar recursos a otra cosa”, sentencia.

Twitter
Suplementos y Especiales