Madrid
|
01 sep 2017 - 13:25 h
|

Desde 2014 el gasto farmacéutico ha comenzado a recuperarse de la austeridad provocada por la crisis económica. En 2016, las recetas supusieron un coste al Sistema Nacional de Salud (SNS) de 9.913 millones de euros, lo que significa un 3,96 por ciento. Todas las comunidades autónomas han presentado aumentos en su factura pero esta recuperación se ha producido a diferentes velocidades tanto en el incremento del número de recetas como del importe medio, según los territorios, como ha puesto de manifiesto el Consejo Económico y Social (CES) en su memoria.

Sin contabilizar a Ceuta y Melilla, que han registrado los crecimientos más significativos, la Comunidad Valenciana se sitúa a la cabeza, con un aumento del gasto farmacéutico del 6,69 por ciento sobre 2015. Le siguen a continuación Aragón y Castilla-La Mancha, con avances del 6,5 y del 5,62 por ciento respectivamente. Por encima de la media del país se encuentran otras cuatro regiones: la Comunidad de Madrid, Canarias, Cantabria y Murcia. Todas ellas presentan crecimientos entre el 4,55 y el 4,81 por ciento.

En el lado contrario aparece Galicia, con un incremento del 1,58 por ciento. Le siguen País Vasco y Cataluña, con crecimientos del 2,12 y del 2,77 por ciento, respectivamente.

Otro grupo de seis regiones se sitúan por encima del tres por ciento pero siempre por debajo del 3,96 por ciento de media: Baleares, Navarra, Asturias, Castilla y León, Extremadura y La Rioja.

En cuanto al coste por receta es el País Vasco la comunidad que realiza un mayor desembolso, con 12,87 euros, seguido de Cantabria y Asturias. En el lado opuesto se halla Andalucía, que abona 10,10 euros. A continuación aparecen Cataluña y Canarias.

Medidas de contención

Tras el comienzo del periodo de recuperación, el gasto farmacéutico a través de recetas supone ya el 16,8 por ciento del gasto sanitario global. Con la crisis se habían puesto en marcha una serie de medidas que había logrado frenar el crecimiento de la factura.

“La adopción de medidas para favorecer la competencia de precios como la aplicación de criterios de coste-efectividad en las decisiones de financiación pública de medicamentos, el sistema de agrupaciones homogéneas de medicamentos con aplicación de los precios menores y precios más bajos, la actualización permanente del Nomenclátor Oficial de la prestación farmacéutica del SNS en la Comisión Interministerial de Precios de los Medicamentos y el fomento de presentaciones adaptadas a la duración de los tratamientos, entre otras, han contribuido al control del gasto en una de las partidas más importantes del sistema”, señala el CES en su memoria.

Precisamente es en 2014 cuando vuelve a crecer el gasto sanitario. Con un ligero avance del 0,38 por ciento, rompió una tendencia negativa de cuatro años consecutivos de descensos. “La disminución de los recursos públicos dedicados a la atención a la salud pudo apreciarse en los primeros años de la crisis tras el ajuste presupuestario emprendido por las comunidades autónomas con el fin de compensar sus efectos. A ello se unieron los cambios efectuados en el Sistema Nacional de Salud en 2012. Se rompía así con la tendencia de crecimiento de los años previos a la crisis”, explica el CES.

El coste de las recetas supone un 16,8 por ciento del gasto global del Sistema Nacional de Salud

Comunidad Valenciana, Aragón y Castilla-La Mancha presentan los mayores incrementos del gasto

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales