Herramientas
Madrid
|
10 abr 2019 - 18:55 h
|

El inicio de la campaña electoral se ha adelantado unas horas en el Ministerio de Sanidad. Las comunidades del PP y del PSOE (a las que se ha unido el País Vasco) han mostrado un desacuerdo total sobre el acuerdo marco de atención primaria que se debatía en una sesión monográfica del Consejo Interterritorial. El desencuentro se dejó ver al inicio del cónclave autonómico pero se hizo patente dos horas después. Todas las comunidades regidas por el Partido Popular se salieron de la reunión y acusaron al Ministerio de poner por delante sus intereses electorales a las necesidades de atención primaria. “El problema es abordar un procedimiento con unas prisas que no entendemos... El documento se nos ha facilitado 36 horas antes de acudir al Interterritorial y ni siquiera tiene el consenso del entorno profesional”, aseguraba el consejero castellanoleonés, Antonio Sáez Aguado.

Las palabras del consejero fueron pronunciadas con el asentimiento del resto de consejeros ‘populares’. Posaron todos juntos (como minutos después hizo también la ministra Carcedo con las comunidades socialistas) en otra escena electoral. “Queremos seguir trabajando”, decía el consejero madrileño, Enrique Ruiz Escudero, mientras que su homólogo andaluz aseguraba que “las prisas son malas consejeras”. También hubo críticas al periodo de trabajos y, sobre todo, se incidió en las dimisiones de los dos coordinadores de las negociaciones, que se produjeron a finales de marzo. Y, por supuesto, las críticas también fueron dirigidas a que el documento no tiene ninguna mención a los aspectos económicos, hecho que fue rebatido por altos cargos del Ministerio. “Las comunidades son las que gestionan su presupuesto y si tienen menos dinero que no se hubieran negado a la remodelación del techo de gasto”, decían.

<p>El cálculo electoral rompe el consenso sobre primaria</p>

Tras los consejeros ‘populares’ apareció la ministra acompañada de los consejeros socialistas más la nueva consejera de País Vasco. “Este documento es el que hay y el que se haya salido de la reunión que explique por qué”, aseguró Carcedo. Además, tras las acusaciones de premura por la cita electoral, la ministra negó la mayor. “El calendario se fijó a comienzos de enero, cuando no había convocatoria de elecciones, y se dijo de tener los trabajos listas antes de Semana Santa”, explicó. Además, dijo, lamentó “la actitud de los consejeros que se han marchado”.

<p>El cálculo electoral rompe el consenso sobre primaria</p>

Más allá del debate partidista, la ministra también defendió el trabajo que se ha realizado en estos tres meses, si bien rehusó explicar el motivo de las dimisiones de los coordinadores. “Este documento no es del Ministerio sino del Consejo Interterritorial y pretende dar respuesta a las necesidades de Atención Primaria y también retomar algunas de las funciones que la Ley General de Sanidad otorga a primaria”, dijo sobre un documento que, finalmente, no se sometió a votación. Otra de las críticas que quiso rebatir la ministra fue la de las acreditaciones de unidades docentes, que estarán resueltas el 30 de abril, según altos cargos ministeriales, y la falta evidente de profesionales. “Esta situación de degradación se ha llegado por la dejadez desde 2012... No es un problema que haya llegado desde un OVNI hace unos días y que ahora el Ministerio tenga que resolver poniendo un chiringuito que dé acreditaciones”, aseveró.

Twitter
Suplementos y Especiales