El Congreso insta al Gobierno a rectificar sus políticas sanitarias

En un debate no exento de críticas entre grupos y como antesala al debate de los presupuestos generales
Herramientas
Madrid
|
11 may 2018 - 12:47 h
|

Tras seis años cruce de reproches desde aquel 20 de abril entre el Gobierno y oposición, la semana pasada, el Pleno del Congreso de los Diputados aprobaba por primera vez la derogación del Real Decreto 16/2012 de medidas urgentes para garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud (SNS) y mejorar la calidad y seguridad de sus prestaciones.

Un debate difícil y tenso, no solo por parte del Gobierno, las críticas ‘llovieron’ desde todos los rincones, pero al final, la propuesta fructiferó con 206 votos a favor, 132 en contra y dos abstenciones.

El portavoz de PSOE en la Comisión de Sanidad, Jesús María Fernández, salía a la palestra para defender “una sanidad pública, universal y de calidad”. Precisamente, así lo recoge el primer punto de la transaccional que acordaron los grupos, que no pide otra cosa que derogar las limitaciones establecidas en la normativa. Además, su alcance trasciende a las autonomías, ya que insta a retirar los recursos judiciales planteados a las comunidades por llevar a cabo acciones dirigidas a recuperar la universalización de la asistencia, así como aquellas que decidieron compensar los copagos farmacéuticos a la población de menos renta.

Este aspecto de la moción, choca radicalmente con el discurso del Gobierno y del PP de no derogar el decreto. Así lo expresó la diputada Popular, Teresa Angulo, al asegurar que no darían marcha atrás a una gestión que ha permitido a las autonomías aumentar su financiación para políticas sociales.

Con respecto al copago, la moción plantea suprimir aquellos introducidos en el decreto 16/2012, que “suponen una barrera de acceso y de adherencia a los tratamientos”. La propuesta plantea también analizar los copagos que existían previos al decretazo a fin de considerar una posible modificación a la población más vulnerable. Precisamente, el portavoz de Ciudadanos en la Comisión de Sanidad, Francisco Igea, reprochó a Fernández la cuestión planteada del copago, recordándole que la formación naranja estaría dispuesta a respaldar la moción siempre y cuando se revise la tasa de aquellas personas que tienen problemas de adherencia al tratamiento, es decir, las tarjetas tipo tres.

Por otra parte, la financiación salió al estrado, una vez más. La idea es que sea en el Consejo Interterritorial donde cobre forma el nuevo modelo.

La gran apuesta del PSOE es el Fondo de Cohesión. El Congreso da luz verde al refuerzo de 100 millones de euros, con el objetivo de que al final de la legislatura alcance los 150 millones de euros. Asimismo, reclaman desarrollar por ley el Fondo de Garantía Asistencial.

El PSOE, finalmente, ha conseguido alcanzar un acuerdo con la creación del Fondo de Innovación dotado por 150 millones de euros para la financiación de innovaciones. Eso sí, hay matizaciones tras la apuesta inicial de los socialistas, su financiación se decidirá bajo el palio del Cisns.

Con todo, si este consenso alcanzado en el hemiciclo se traslada al debate de los presupuestos, el capítulo de Sanidad podría implicar reformas importantes. En cualquier caso, este pleno fue la antesala de un debate que se prevé convulso.

Twitter
Suplementos y Especiales