El cuarto 90 sobre calidad de vida en VIH se consolida entre los retos

Temas relacionados:
Herramientas
Madrid
|
14 mar 2019 - 14:10 h
|

El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, ha insistido esta mañana en la necesidad de desarrollar nuevos modelos de atención sociosanitaria partiendo de la base de modelos de gestión integrada con primaria y especializada en materia de VIH. En la misma línea, ha reforzado la idea de habilitar sistemas de información y control que permitan adaptar al máximo los servicios asistenciales a las necesidades reales de los pacientes.

El responsable madrileño ha sido el encargado de inaugurar la jornada sobre “Retos Actuales en el abordaje del VIH , una visión multidimensional”, celebrada esta mañana en Madrid, con el apoyo de Gilead. Ruiz Escudero ha recordado que a día de hoy hay en España 140.000 infectados por ciento y el veinte por ciento de ellos desconoce que padece la enfermedad. “Cada año se diagnostican alrededor de 4.000 nuevos casos, de los que casi la mitad se detecta en fase avanzada”, ha remarcado.

Son datos, según sus palabras, que ”revelan la importancia de que todos, pacientes, administración, compañías farmacéuticas nos mantengamos firmes en el compromiso de que cada vez sean menos las personas contagiadas y que deben reforzar la apuesta por la erradicación completa”.

<p>El cuarto 90 sobre calidad de vida en VIH se consolida entre los retos</p>

Los expertos han coincidido en la necesidad de impulsar la incorporación de un nuevo “90” entre los objetivos de la OMS que sitúe la calidad de vida del paciente en un primer plano, como reclaman desde hace meses los especialistas. Es una necesidad básica, en la medida que el 50 por ciento de las personas con VIH superan los 50 años y presentan otras comorbilidades. En este sentido, han planteado también la necesidad de diseñar herramientas que permitan medir con exactitud esta variable.

En la misma línea, han defendido la necesidad de agilizar el tiempo que transcurre entre el diagnóstico y el inicio del tratamiento en algunas regiones españolas, así como de mejorar la formación de los médicos del primer nivel en el manejo del paciente con VIH que aborde también los factores de riesgo de las principales comorbilidades asociadas a la infección.

En materia de prevención y diagnóstico, se ha puesto el acento en la necesidad de potenciar centros específicos de cribado, con independencia de potenciar el cribado en la atención primaria, donde la persona puede tener ciertos reparos a trasladar su inquietud al mismo profesional que trata al resto de su familia. En la misma línea, han abogado por la extensión de test rápidos a todos los niveles asistenciales, también en el entorno de la farmacia o la atención en urgencias.

En otro orden de cosas, han remarcado el consenso científico con respecto a la profilaxis pre exposición a nivel internacional, y han insistido en la necesidad de realizar campañas informativas a diferentes niveles (medios generales, redes sociales, etc.), en función del público objetivo y con un mensajes que evite dramatizar o desdramatizar en exceso.

También en este contexto, especialistas y pacientes han remarcado que la adopción de medidas frente al estigma social de la infección por VIH constituye una variable más que puede contribuir a mejorar la calidad de vida del paciente.

Twitter
Suplementos y Especiales