“El diagnóstico precoz de la enfermedad renal crónica requiere más recursos”

María Dolores del Pino Presidenta de la Sociedad Española de Nefrología
Herramientas
Madrid
|
09 mar 2018 - 12:39 h
|

El Senado mostró la semana pasada su respaldo al Código Riñón, una iniciativa de la Sociedad Española de Nefrología (SEN). Su presidenta, María Dolores del Pino, mostró su satisfacción por la acogida en la Cámara Alta.

Pregunta. ¿Qué respuesta han tenido de los grupos políticos al Código Riñón, presentado en el Senado?

Respuesta. Se ha aprobado por unanimidad. Las intervenciones de todos nos han llenado de satisfacción porque todos han profundizado en el tema y han reconocido que es una necesidad dada la realidad de la enfermedad renal crónica en nuestro país. Se ha aprobado también que haya apoyo económico por parte del Gobierno. Llevamos muchos años trabajando en esto. La estrategia de enfermedad renal crónica está establecida desde 2009, pero había que darle visibilidad e impulso.

P. Este Código Riñón sería una extensión de esa estrategia de 2009.

R. Sí y también una herramienta para este documento marco frente a la enfermedad renal crónica que se aprobó por todas las comunidades autónomas en el Consejo Interterritorial en febrero de 2015. Se trata de poner en práctica todo aquello que consensuamos con las comunidades autónomas, sociedades científicas, atención primaria, enfermería, pacientes, la Sociedad Española de Nefrología... Sería una pena que esos documentos quedaran en papel.

P. ¿Cuáles serían las grandes líneas de este Código Riñón?

R. Poner en marcha la prevención de la enfermedad renal crónica. Se trata también de una campaña para promover el conocimiento, la formación y la investigación. También pretende el Código Riñón que no siempre se hable de diálisis y trasplante. Es excelente el tratamiento renal sustitutivo en este país. Evidentemente la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) es excepcional y España es líder. Pero es conveniente dar un paso más y España puede ser también líder en prevención de la enfermedad renal crónica.

P. Se ha propuesto dotarlo de una financiación, ¿qué necesidades habría?

R. En primer lugar para prevención primaria. Es necesario empezar en los colegios. Estamos empezando a trabajar desde la SEN en educación primaria y secundaria. Este sería a coste cero. La detección precoz y el diagnóstico sí requiere de recursos. Hemos conseguido que en todos los hospitales los servicios de laboratorio, cuando emiten un informe de resultado, figure ya el filtrado glomerular estimado. Tanto en hospitales como en primaria da seguridad al paciente, porque le permite al médico no prescribir fármacos que no están indicados y ajustar dosis al paciente de fármacos que precisa el paciente pero que son nefrotóxicos. Se destacaba en el Senado la necesidad de médicos de atención primaria para atender las necesidades de la población. Es el primer escalón y tiene en la mano la detección precoz de estos pacientes.

P. ¿Qué coste tiene el tratamiento renal sustitutivo?

R. Supone el tres por ciento del gasto sanitario anual. Es una cantidad muy importante para un número de paciente escaso. Es verdad que es excelente y que es una necesidad, pero el objetivo aquí es que una prevención, un diagnóstico precoz y un tratamiento precoz adecuado, el paciente no llegue a esa situación. Ya no solo por el coste económico que tiene, sino por el mismo paciente, por el coste en su entorno, en su situación laboral... Los costes invisibles de la enfermedad. Si conseguimos en un porcentaje elevado de pacientes una detección precoz de la enfermedad es posible corregirla, hay otra tanto por ciento que no es posible pero sí podemos frenarla. Irá evolucionando pero mucho más lento. Esto no es solo una responsabilidad de los grupos políticos o de la administración y de los profesionales, sino también de los ciudadanos. Pero necesitan información. Nos queda esa campaña de formación del ciudadanos y hacerlo responsable de su autocuidado.

P. ¿Cuáles son las necesidades financieras para implantar este Código Riñón?

R. No lo sabemos aún, porque necesitamos un registro nacional de pacientes con ERC. Tenemos estimaciones del número de pacientes pero no los tenemos registrados. Es un objetivo prioritario.

P. ¿Cuáles son las bases para poner en marcha este registro?

R. Sería necesario que todas las comunidades autónomas en un acto de responsabilidad colaboraran. Ahora mismo todo el mundo colabora para tener un registro de diálisis y trasplante nacional. Es un muy buen registro y podemos hacer estrategias y áreas de mejora. Si todas las comunidades autónomas hicieran ese ejercicio de responsabilidad de ceder sus datos a un registro nacional, ganaríamos todos como ciudadanos y como profesionales.

P. Otra necesidad es el estudio epidemiológico.

R. Ya hicimos uno, el Epirce en 2010. Hemos hecho otro, el Enrica, en 2016, pero es parcial. Con la misma estrategia se podría hacer un Epirce 2.

P. El Congreso proponía al Gobierno la semana pasada la necesidad de proteger al donante vivo, ¿qué implicaciones tiene en el TRS?

R. A veces el donante vivo se siente desprotegido a nivel laboral. Esto requiere de ausencias posteriores al puesto de trabajo por un seguimiento que hay que hacerle. Había casos que no se habían contemplado bien. Algunos donantes habían comprobado que les había perjudicado a nivel laboral. Se trata de fomentar el donante vivo, que se ha comprobado que tanto la supervivencia del donante como la del receptor son excelentes y da la escasez de órganos que hay actualmente, la lista de espera y dado que el trasplante es el mejor tratamiento coste efectivo habría que dar este paso.

P. La semana pasada en las jornadas del Senado pusisteis el foco en salud renal y mujer.

R. El Día Mundial del Riñón sirve de reflexión. Estamos analizando en España y otros países si hay un problema discriminatorio para la mujer de falta de acceso o de atención a los cuidados a los médicos. ¿O es que la mujer evoluciona de una manera diferente? Y si evoluciona de una manera diferente, ¿por qué ocurre esto? Queda por ver. Sí es verdad que en la mujer hay una prevalencia de factores de riesgo vascular, como son la hipertensión arterial o la diabetes. Pero a partir de los 65 años, esa prevalencia se triplica, con lo cual es una población de muy alto riesgo. Las mujeres en este país a partir de los 65 años con una prevalencia del 68 por ciento de hipertensión, es mucha hipertensión en la mujer. Está fomentado por el sedentarismo y la obesidad. Además de un 25 por ciento de mujeres adultas fumadoras que tampoco es desdeñable.

Costes
“El tratamiento renal sustitutivo supone el tres por ciento del gasto sanitario anual”

Registro
“Tenemos estimaciones del número de pacientes pero no los tenemos registrados. Es un objetivo prioritario”

FOTONOTICIA

Unanimidad entre las fuerzas políticas sobre el Código Riñón

El Pleno del Senado aprobó por unanimidad el Código Riñón, una estrategia desarrollada por la Sociedad Española de Nefrología (SEN) que nace con el objetivo de detener el avance de la enfermedad renal crónica en España. Estas patologías afectan en la actualidad a uno de cada siete adultos. La iniciativa fue presentada por el senador del PP Antonio Alarcó y ha logrado el apoyo de todos los grupos después de la aceptación de una enmienda transaccional presentada por el PSOE en la que solicitaba la dotación de recursos para su puesta en marcha. La presidenta de la SEN, María Dolores del Pino, y representantes de Alcer así como la Sociedad Española de Enfermería Nefrológica fueron testigos en el Cámara Alta.

Twitter
Suplementos y Especiales