El fantasma de la huelga general sobrevuela la sanidad española

Los médicos vuelven a izar sus banderas para las movilizaciones a falta de respuestas inmediatas
Herramientas
Madrid
|
14 dic 2018 - 11:54 h
|

“Estamos hartos”. Así de rotundo se muestra Francisco Miralles, secretario general de la Confederación Española de Sindicatos Médicos (CESM), para explicar el estado de ánimo de una profesión médica, que solo ve en la movilización su tabla de salvamento.

En los últimos meses, las concentraciones y los paros han salpicado a las autonomías con los médicos a la cabeza para reclamar las veteranas mejoras laborales que llevan “sin resolverse desde hace años”.

Cataluña y Andalucía fueron las comunidades que más ruido han estado haciendo. Tampoco se han quedado al margen Galicia o Castilla y León. Ese clamor reivindicativo ha saltado a la esfera nacional y ahora es CESM quien volverá a abanderar un calendario de movilizaciones para los próximos meses. Si no hay respuesta por parte del Gobierno, la huelga general será la moneda de cambio. “En menos de un año llevamos ya tres ministerios”, recuerda Miralles, al tiempo que explica que tras la crisis económica plantearon un calendario de reivindicaciones para recuperar “todo auello que el Sistema Nacional de Salud (SNS) había perdido”.

<p>El fantasma de la huelga general sobrevuela la sanidad española</p>
Paco Miralles junto a Serafín Romero, presidente de la OMC.

Ante la eterna espera, en primavera, los médicos volvieron a consensuar una agenda de concentraciones donde, como recuerda Miralles, entregaron a los grupos políticos un listado con las principales inquietudes. “La manifestación aquella demostró que había un descontento en los médicos y que había una unión en conseguir aquello que reivindicabamos. Ha habido cambios de Gobierno y nadie nos ha atendido”, acota el portavoz del Foro de la Profesión Médica.

Lo que es indudable, a su juicio, es que los médicos en el SNS están bastante sobrecargados de trabajo, “desmotivados, no incentivados y bastante enfadados”.

Sin embargo, el año está terminando y todavía no se han sentado con el Gobierno a negociar. Ante esto, “lo único que nos queda es manifestar nuestro descontento, y lo haremos en los próximos meses”.

De momento, han establecido convocar a todos los facultativos a concentrarse ante las puertas de los centros asistenciales el próximo 7 de febrero a las doce del mediodía. Un mes después, se llevará a cabo una concentración en Madrid, similar a la del pasado marzo, ante las puertas del Ministerio y del Congreso de los Diputados.

Tras estas acciones, y si los médicos no ven progresos en resolución de los problemas que vienen denunciando, “habrá llegado el momento de plantearse una huelga general”, señala el secretario general de la CESM.

<p>El fantasma de la huelga general sobrevuela la sanidad española</p>

El plazo para el parón nacional no está sobre el papel, si bien será sobre la marcha y según el feedback que obtengan por parte de las administraciones. “Si el 7 de febrero, que habrá una manifestación importante, las administraciones ni siquiera se sientan a analizar nuestras reivindicaciones, ese mismo día podríamos estar haciendo la convocatoria. No nos vamos a dar un plazo porque es un continuo”.

Miralles asegura que los profesionales no sólo están cansados de no ver mejoras laborales en su día a día, “estamos hartos porque no atendemos bien a nuestros pacientes y no lo estamos haciendo bien”, apunta.

“No creo que sea bueno para el país, que la sanidad que es un derecho constitucional tenga que llegar a huelgas y a situaciones de conflicto importante por falta de atención de los responsables”, lamenta Miralles.

En los últimos meses, tanto el sindicato como el Foro han intentado ponerse en contacto con el Ministerio de Sanidad sin obtener ninguna respuesta. “Esto demuestra que no hay ninguna intención de resolver estas cuestiones”.

La última huelga general en 1995

A pesar de las mareas blancas y las concentraciones de los últimos años, la última huelga general médica que se recuerda fue en 1995. En aquel entonces, los médicos reclamaban una equiparación salarial entre todas las autonomías, así como una estabilización laboral, ya que según los datos de la época la interinidad ascendía al 40 por ciento. 23 años después la historia se vuelve a repetir con las mismas peticiones, quien sabe si la foto de aquel verano del 95 tenga su réplica en el 2019.

Para el SNS
Los médicos llevan tiempo reclamando ampliar la financiación para el sistema sanitario

Para la profesión
Mejorar el poder adquisitivo de los médicos, las condiciones salariales y laborales y estabilizar el empleo

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales