El Interterritorial deja un poso de acusaciones por la financiación

Carcedo insta a las comunidades a aplicar la eficiencia en sus decisiones mientras éstas piden más dinero
Herramientas
Madrid
|
08 mar 2019 - 13:21 h
|

La precampaña se instaló en el seno del Consejo Interterritorial. No es que sea una novedad que estas reuniones queden salpicadas por mensajes políticos que soterran los acuerdos sanitarios pero en esta ocasión sí quedó patente el futurible de que algunos de los presentes no se vuelvan a ver las caras tras el carrusel electoral que se avecina esta primavera. No en vano, fue la cita autonómica que menor presencia de consejeros tuvo en los últimos años, con ausencias como Cataluña, Murcia, Comunidad Valenciana o La Rioja.

La materia estrella para que el cruce de acusaciones deje un poso en el imaginario de la sociedad es el agravio económico. De un lado, las comunidades (ahora las del PP, antes eran las del PSOE) se quejan de una financiación que, objetivamente y lo diga quien lo diga, es cierto que es insuficiente. Por otro lado, el Ministerio se desentiende y pone la pelota en el tejado de Hacienda y su Consejo de Política Fiscal y Financiera. Además, la ministra, María Luisa Carcedo, lanzó un dardo envenenado durante la rueda de prensa posterior al Consejo Interterritorial. “La financiación de medicamentos de forma desordenada puede generar mayores costes y desigualdades, como vacunas o medicamentos no incluidos en la cartera no por capricho sino porque su coste-efectividad no es razonable”, dijo.

Pero, ¿cuál es la historia de esta afirmación? Para conocer el comienzo de la historia hay que remontarse unas dos semanas. Fue entonces cuando la comunidad de Canarias, sin previo aviso, decidió financiar la vacuna contra el meningococo B en contra de los criterios tomados hace unos meses en la Comisión de Salud Pública que dio cómo resultado el primer calendario vacunal común y para toda la vida. La decisión sentó muy mal tanto a la ministra como a sus colaboradores más estrechos e incluso lo reconoció públicamente ante los medios de comunicación.

CAR-T
Las facturas serán pagadas por la comunidad de origen y el fondo de cohesión pagará gastos asociados

La madeja se enredó un poco más a la semana siguiente, cuando Castilla y León secundó la financiación de esta vacuna. Los ánimos llegaron caldeados a la Comisión Delegada. Si bien no era punto del orden del día, algunas comunidades como las mencionadas trataron de convencer de que sí formara parte del orden del día la ampliación del calendario vacunal. La negativa fue mayoritaria y la explicación directa: “la inclusión de nuevas vacunas no es un asunto político sino técnico y para eso están los expertos que forman parte de la Comisión de Salud Pública”.

La solución a la polémica se resolverá en marzo, cuando se espera que esta comisión vuelva a reunirse. Hasta ahora, el Ministerio, de un signo político u otro, siempre se ha opuesto a la financiación y dio una solución parcial: la venta libre en farmacias. Sin embargo la opinión de las sociedades científicas implicadas, como las de pediatría o vacunología, siempre fue favorable a la inclusión de esta vacuna en el calendario.

Esta historia explica las palabras de Carcedo, quien contestó así ante las preguntas de los medios de comunicación sobre los lamentos autonómicos para hacer frente a una nueva gran inversión: las terapias CAR-T. Tal y como avanzó GACETA MÉDICA el pasado 1 de marzo, la facturación de estos tratamientos (de un coste aproximado de 400.000 euros) se enviarán a las comunidades de origen y el escuálido fondo de cohesión sólo podrá cubrir, y a duras penas, los costes asociados al desplazamiento de los pacientes.

Vacunas
El Ministerio volvió a lamentar que algunas comunidades financien vacunas por su cuenta

Las comunidades son conscientes de que se les avecina un nuevo alud en gasto hospitalario. Por ello, y sobre todo las gobernadas por el PP, pidieron durante el Consejo Interterritorial recuperar el monográfico de financiación que se truncó tras el éxito de la moción de censura. Sin embargo no lo va a haber y menos ahora en vísperas de elecciones. Además, Carcedo, se guardó un último dardo para las comunidades que han financiaciado la vacuna contra el meningococo. “El criterio de coste-efectividad debe incorporase en todas las facetas para lograr la sostenibilidad del SNS pero especialmente porque no puede suponer una barrera para la incorporación de medicamentos eficaces”, dijo.

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales