Elecciones andaluzas: la sanidad que los partidos proponen

Temas relacionados:
Herramientas
Madrid
|
20 nov 2018 - 11:33 h
|

Las elecciones andaluzas se celebran el 2 de diciembre y todos los partidos ya han hecho público sus programas electorales. La sanidad es uno de los capítulos más importantes del ‘contrato’ que se ofrecen a los ciudadanos y Gaceta Médica los ha analizado para sus lectores.

El PSOE promete el programa de Medicina Personalizada “más ambicioso de Europa”

Las grandes cifras del programa socialista: 7% del PIB en Sanidad; 2% en I+D; 2,2% en I+D+i

“Desarrollar el Programa de Medicina Personalizada más ambicioso de Europa”. Este es el gran reclamo sanitario del PSOE andaluz para las próximas elecciones autonómicas, y que basa muchas de sus propuestas en la promesa de hacer aún más grande “una de las carteras de servicios más amplias de todo el SNS”, incorporando al Sistema Sanitario Público Andaluz tanto nuevos servicios como las innovaciones terapéuticas “que demuestren su efectividad”.

Cribado de cáncer de colon para toda la población; detección precoz de enfermedades cromosómicas en el embarazo; extensión del Diagnóstico Genético pre-implantatorio; incorporación de la fisioterapia de mantenimiento para enfermedades neuromusculares; medicamentos para menores de 14 años en riesgo de exclusión social; extensión del dispositivo flash para pacientes diabéticos... Son algunas de las propuestas para ampliar la cartera con las que Susana Díaz se presenta a los comicios, y que vienen acompañadas de más plantilla y más tecnología en los centros de salud, así como en un refuerzo de la red de infraestructuras de la sanidad pública andaluza. Una apuesta de impacto presupuestario para la que el PSOE asegura que dotará un “presupuesto suficiente”, garantizando el 7 por ciento del Producto Interior Bruto para las políticas de salud.

I+D

Otro de los grandes capítulos del programa electoral socialista tiene que ver con la potenciación del tejido productivo. El PSOE reconoce que, a lo largo de los años, los sucesivos planes regionales de investigación han significado un importante esfuerzo de planificación y organización del Sistema Andaluz de Ciencia y Tecnología. Durante este tiempo, se ha producido un incremento significativo en la dotación de recursos destinados a la investigación. Así, del 0,46 por ciento del gasto en I+D respecto del PIB del año 1990 se ha llegado en 2017 al 0,92 por ciento, cifra que no obstante los socialistas quieren seguir aumentando hasta el 2 por ciento del PIB como objetivo en el caso de la I+D, y del 2,2 por ciento en el caso de la I+D+i.

En esta materia, una de las promesas más llamativas del PSOE tiene que ver con el aumento de la contribución del sector privado al gasto total en I+D+i, bajo el argumento de que “en la medida en que los sistemas de I+D+i generan personas cualificadas y conocimiento útil al sector empresarial, éste debe asumir la obligación de contribuir directamente al funcionamiento del sistema”.

Así, tras analizar el gasto en I+D realizado por el sector empresarial andaluz, que ha pasado de 63 millones de euros en 1990 a más de 490 millones de euros en 2017, el PSOE se ha propuesto “aumentar su participación en actividades de I+D que a día de hoy se fija en un 0,37 por ciento en relación al PIB”. En concreto, se prevé aumentar el porcentaje de pymes que realizan innovaciones tecnológicas hasta el 12 por ciento (actualmente está en el 8 por ciento) e impulsar acciones que permitan que la empresa privada alcance el 50 por ciento de la financiación para la I+D+i en Andalucía, frente al 37 por ciento que copaba en 2017.

Los ‘populares’ impulsarán la labor asistencial del farmacéutico

El PP quiere “un entorno favorable y un marco jurídico estable y predecible” para el sector

El impulso de la labor asistencial del farmacéutico para contribuir a la mejora del paciente estará presente en las elecciones andaluzas, gracias al PP. De las cuatro grandes formaciones que concurren, la que dirige Juanma Moreno es la que incluye una apuesta más clara por las boticas en su programa. Más allá del desarrollo de servicios profesionales “que vayan más allá de la dispensación, hacia una dimensión asistencial”, los populares concretan su apuesta en una defensa del modelo de farmacia, en la potenciación del seguimiento farmacológico desde las farmacéuticas y de la consabida eliminación de las subastas de medicamentos.

“Apostamos por la defensa del modelo de farmacia español, un sistema farmacéutico moderno y de calidad que goza de un gran reconocimiento social y sanitario”, comienza el apartado farmacéutico del programa de los populares, partidarios también de “promover un marco estable y económicamente viable para el sector y su modernización tecnológica”.

La potenciación del seguimiento farmacológico la enmarca el PP prestando especial atención a los pacientes polimedicados, en particular cuando se trate de mayores y dependientes. “En este contexto, dado el aumento de la dependencia y la cronicidad de las enfermedades, la farmacia debe ser esencial para el seguimiento de estas patologías”, señala el programa, que también utiliza el vínculo entre la farmacia y el paciente para atacar las subastas de medicamentos. “Eliminaremos de inmediato la subasta de medicamentos en Andalucía porque es un sistema que funciona de forma deficiente especialmente por los abastecimientos inadecuados de las oficinas de farmacia que obligan al cambio continuado de la presentación que se dispensa al andaluz, provocando falta de adherencia al tratamiento sobre todo en mayores y polimedicados, además de atentar contra la equidad en el acceso de los andaluces a los medicamentos incluso entre los pacientes de las ocho provincias”, asegura el PP andaluz.

Las promesas en farmacia del PP se cierran con el anuncio de iniciativas que hagan compatible la extensión de los genéricos con la innovación y la mejora de la calidad de la prestación farmacéutica. En particular, concretan los populares, “el respecto de los derechos de patente y la atracción de inversiones en investigación para nuevos fármacos, creando un entorno favorable y un marco jurídico estable y predecible”.

Coincidencia en las grandes cifras

Llama la atención la coincidencia entre PP y PSOE a nivel macro. Al igual que el partido de Susana Díaz, los populares apuestan por llevar la inversión en I+D al 2 por ciento y la sanitaria al 7 por ciento del PIB, un presupuesto con el que el PP también quiere ampliar la cartera de servicios con la implantación del cribado del cáncer de colon para todos los andaluces de entre 50 y 69 años; con ayudas sociales a las personas con hemofilia u otras coagulopatías congénitas; con la puesta en marcha de la estrategia de Alzheimer; con la puesta en marcha de equipos de ictus o con medidas para mejorar la atención a personas con fibromialgia.

Otros de los grandes objetivos del PP es agilizar las listas de espera, apostando por la “demora 0 en los procesos oncológicos”, con un programa que permita que en 30 días una persona esté diagnosticada y en tratamiento.

Podemos plantea alcanzar el 7% del PIB regional para Sanidad

Tener un suelo presupuestario más alto que el que ha tenido históricamente la sanidad andaluza es el principal objetivo de Podemos. Por eso, su programa electoral parte de una premisa clara: alcanzar el 7% del PIB regional para la sanidad. “Andalucía es la Comunidad Autónoma que menos euros por habitante destina a la sanidad 1.110€ por habitante frente a los 1.332€ por habitante de media en el estado español. Y siendo así, una comunidad en que las diferencias sociales son un problema importante y que acumula grandes focos de mortalidad y morbilidad con respecto al resto de España, la inversión en el sistema sanitario puede tener un importante poder de redistribución y garantía de la funcionalidad social de los individuos”, aseveran en su programa.

A partir de ese suelo, explican, realizaran diversas reformas. La primera de ellas es reordenar la estructura orgánica del SAS para hacerla más operativa”. Además, tal y como recoge su programa, la Atención Primaria será el eje del sistema. Por otro lado, la formación liderada por Teresa Rodríguez también plantea una reducción en los tiempos de espera para las pruebas diagnósticas, que no deberá superar el mes.

Asimismo, Adelante Andalucía (marca con la que Podemos concurre en Andalucía junto a Izquierda Unida) también quiere obtener todas las competencias en materia de Sanidad penitenciaria, tal y como marca la Ley de Cohesión de 2003.

Ciudadanos apuesta por la reducción de las listas de esperas

“No podemos permitir que la espera media para una primera consulta con el médico sea de 56 días”. Ese es el principal lema sanitario con el que Ciudadanos se presenta a las elecciones del 2 de diciembre. La manera tangible con la que la formación naranja pretende alcanzar su objetivo es mediante la aprobación de un ‘Plan Integral para la Mejora del Sistema Público de Salud de Andalucía’, con especial atención a la mejora de la prevención.

La otra pata que pretende Ciudadanos reforzar la sanidad andaluza es mediante una apuesta por sus profesionales. “Frente a las dinámicas de casi 40 años de PSOE politizando la gestión sanitaria, nosotros fomentaremos que sea gestionada directamente por nuestros profesionales y no por políticos, introduciendo un sistema de rendición de cuentas”, afirman en su programa electoral. Asimismo, y dentro del capítulo profesional, Ciudadanos quiere Potenciar la Atención Primaria como centro funcional del sistema sanitario público. Para ello buscarán que los equipos de atención primaria y su dirección deberá rendir cuentas de forma periódica de acuerdo a indicadores objetivos de resultados en salud, así como mejorar la colaboración entre niveles asistenciales. “Se incrementarán los recursos para mejorar los sistemas de información clínica en todo el sistema público, mediante historias clínicas compartidas y también con los servicios sociales. Implantaremos de forma progresiva, hasta generalizarla, la consulta telemática del médico especialista”, afirman.

Twitter
Suplementos y Especiales