¿Cómo planifican los países las resistencias a los antibióticos?

España pone el foco en la consolidación de los PROA en todos los centros

Reducir el consumo de antibióticos y disminuir la necesidad de su utilización, objetivos del PRAN 2019-2021
Herramientas
Madrid
|
24 jul 2019 - 13:34 h
|

España ha actualizado su Plan Nacional frente a las Resistencias a los Antibióticos (PRAN) para los próximos dos años, con el foco puesto en la reducción del consumo de antibióticos y la disminución de la necesidad de utilizarlos.

Hay que recordar que el PRAN fue aprobado por el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de la Salud (Cisns) con un período de vigencia de cinco años (2014-2018) y un enfoque integral o One Health, que contempla salud humana, sanidad animal y medioambiente.

Desde su puesta en marcha, la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (Aemps) ha realizado una inversión directa total de alrededor de 2,5 millones de euros de su presupuesto, a la que deben sumarse las inversiones realizadas por las diferentes comunidades autónomas, así como otros departamentos del Gobierno como el Ministerio de Agricultura.

Sin embargo, a pesar de esta inversión por parte del Estado, los profesionales apuntan a la necesidad de dotar este plan con un presupuesto adecuado, tomando como ejemplo países como Estados Unidos o Reino Unido.

Lo cierto es que España continúa a la cabeza en consumo de antibióticos. Ante este reto, la primera premisa es mejorar los sistemas de información sobre la resistencia a los antibióticos, enfatizando la necesidad de crear un sistema global que permita agregar datos en el ámbito nacional utilizando una metodología e indicadores comunes y homogéneos.

Además, el PRAN contempla implementar la Red Nacional de Laboratorios de Apoyo para el Diagnóstico de la Resistencia a los Antibióticos y la posible emergencia y dispersión de nuevos mecanismos de resistencia, en particular los que afecten a los nuevos antibióticos. Esta red estará coordinada por el Ministerio de Sanidad y el Instituto de Salud Carlos III.

En España, los datos de consumo de antibióticos se extraen de la facturación de las recetas médicas facilitadas por las comunidades autónomas. Una fuente que permite la monitorización de un alto porcentaje de consumo de antibióticos pero que no permite realizar un seguimiento de ese consumo a través de la receta privada. Por ello, la Aemps considera que se debe priorizar el desarrollo de sistemas automatizados para emitir informes trimestrales y realizar la monitorización en las autonomías en el ámbito extrahospitalario.

Otra de las cuestiones para flanquear a las resistencias son las infecciones relacionadas con la asistencia sanitaria (IRAS). Por ello, la Aemps quiere potenciar los programas frente a estas a través de los programas Zero, estableciendo sistemas de vigilancia y recopilando la información de manera sistemática.

Además, resultan claves las actuaciones encaminadas a mejorar las medidas de higiene, así como el desarrollo de normas que ayuden a reducir el riesgo de infección y transmisión de organismos resistentes en diferentes ámbitos. Por ello, el Ministerio proponen realizar auditorías para medir el grado de cumplimiento de estas medidas, además de incentivar a los centros cumplidores de estos programas.

En cuanto al consumo de antibióticos, el objetivo es situar el ámbito de la atención extrahospitalaria por debajo de la media europea de consumo, con 20 dosis diarias definidas por cada 1.000 habitantes y día. En el hospital, el objetivo es invertir la tendencia de consumo actual y lograr una reducción del porcentaje que se acuerde con las comunidades. Es aquí donde los PROA entran en acción. El objetivo es consolidar su implementación en todo el territorio nacional. Para ello, se creará un grupo asesor de PROA nacional formado por profesionales de referencia y la figura de un coordinador científico-técnico. Además se pretende establecer un registro nacional de unidades PROA y un procedimiento de certificación de unidades y servicios.

El primer nivel asistencial también tiene un especial protagonismo con la elaboración de un guía de terapéutica antimicrobiana nacional de referencia. Se crearán dos grupos de coordinación de estas guías para el abordaje de infecciones tanto en pacientes hospitalizados. El objetivo es implementarlas como ayuda a la prescripción extrahospitalario. Del mismo modo, la actualización del PRAN promoverá la prescripción diferida de antibióticos a pacientes con determinadas infecciones no complicadas, ya que esto puede contribuir al uso más racional de estos medicamentos.

En cuanto a las pruebas de diagnóstico rápido, el Ministerio analizará el coste efectividad de las mismas para incorporarlas en la cartera sanitaria.

Entre otras cuestiones, la Aemps también hace énfasis en trazar una estrategia común en materia de investigación y desarrollo de nuevos antibióticos. Conscientes de la dificultad de la investigación en este campo, propone fomentarla a través de medidas que reviertan esta situación.

El nuevo Plan 2019-2021

Vigilancia del consumo de antibióticos y la resistencia

• Mejorar la vigilancia de la resistencia a los antibióticos

• Consolidar el sistema nacional de vigilancia del consumo de antibióticos

• Consolidar el Sistema Nacional de Vigilancia de las IRAS

Control de la resistencia a los antibióticos

• Consolidar la implementación de los Programas de Optimización de Uso de Antibióticos (PROA)

• Elaboración y difusión de guías de terapéutica antimicrobiana nacionales en el ámbito hospitalario y de Atención Primaria

• Fomentar el uso de la prescripción diferida de antibióticos

• Revisar el formato de los envases de los antibióticos y fomentar el uso de los formatos que se adecúen a la duración mínima recomendada de tratamiento

• Controlar el uso de antibióticos de importancia crítica

Prevención de la necesidad de uso de antibióticos

• Promover, divulgar y ampliar el alcance de las recomendaciones y programas para reducir el riesgo de infección y transmisión de microorganismos resistentes en ámbito hospitalario y Atención Primaria

• Promover el uso de pruebas de sensibilidad y métodos de diagnóstico rápido

Estrategia común en investigación de la resistencia

• Seguimiento de las tendencias de prescripción de antibióticos

• Plan de evaluación de adherencia a las guías de terapéutica antimicrobiana

• Estudio de utilización de antibióticos

• Fomentar la investigación y desarrollo de tecnologías para la prevención, diagnóstico y desarrollo de nuevos antibióticos

• Participar en la Acción Conjunta Europea sobre Resistencia

• Consolidar el programa HUB AMR Global R & D – G20

• Crear convocatorias públicas para financiar la investigación

Formación en materia de resistencia

• Educación infantil, primaria, secundaria y bachilletaro

• Educación universitaria

• Educación post-universitaria

• Otras formaciones específicas.

Comunicación y sensibilización de la población

Medioambiente

Fuente: PLAN NACIONAL FRENTE A LA RESISTENCIA A LOS ANTIBIÓTICOS 2019-2021

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales