Gobierno y Podemos desatascan las negociaciones para los Presupuestos

El primer compromiso en firme entre ambas formaciones en Sanidad es la eliminación de los copagos
Herramientas
Madrid
|
24 ago 2018 - 10:59 h
|

El Gobierno y Podemos mantuvieron durante la semana pasada un tira y afloja que hizo peligrar un acuerdo de cara a los Presupuestos de 2019 hasta el último minuto. Sin embargo, en una reunión mantenida en el Ministerio de Hacienda por ambos contendientes en la noche del miércoles, los caminos de ambas formaciones se encontraron. La primera de las peticiones de Podemos que encontró el abrigo del Gobierno es la modificación de la Ley de Estabilidad Presupuestaria para que el Senado (de mayoría del Partido Popular) pierda la capacidad de veto en la senda de reducción del déficit. Este principio de acuerdo deberá refrendarse en el apoyo de la formación morada a la senda de déficit que al cierre de esta edición no quedó resuelto si será la misma que se presentó un julio o una más ‘generosa’.

Aquellos objetivos de déficit del Gobierno que se encontraron el rechazo de la Cámara (con la abstención de Podemos) permitían a las comunidad autónomas disponer de 5.000 millones más mientras que en la formación morada elevan la exigencia hasta los 15.000. En cualquier caso, lo primero ahora será abordar la modificación de la Ley de Estabilidad Presupuestaria para después conocer si el Gobierno presentará una mayor laxitud en la consecución del déficit 0 a la ya pactada entre Bruselas y Pedro Sánchez

Compromisos de Sanidad
Eliminar los copagos o mejorar las condiciones laborales de los profesionales necesita de mayor inversión

Más allá de los objetivos de déficit, la verdadera prueba de fuego serán los presupuestos que se deben negociar en otoño y que marcarán la buena o mala salud del Ejecutivo en la legislatura. Estas negociaciones se retrasarán habida cuenta de que primero se debe encontrar una mayoría parlamentaria para modificar la Ley de Estabilidad Presupuestria. En cualquier caso, la reunión del pasado miércoles dejó un titular si se pone el foco sólo en el ámbito sanitario. Ambas formaciones aseguran tener un acuerdo para suprimir los copagos instaurados por el Real Decreto 16/2012, si bien los flecos de este acuerdo (¿qué pasará con la exención a los parados de larga duración que también introdujo esta norma?) no se ha trabajado aún. Junto a este aspecto hay más trabajo sanitario por hacer de cara a la negociación de los Presupuestos. Desde Podemos remarcan que también a partir de la aprobación del Real Decreto-ley 16/2012, “la protección de la salud dejó de ser un derecho para toda la población. Además se fraccionó la cartera de servicios y, en general, nuestra sanidad se hizo más inaccesible y de peor calidad”. Desde el Ministerio de Sanidad la visión es similar y, además de la ya recuperada universalización en la asistencia sanitaria, Carmen Montón ya anunció que en el aspecto del copago farmacéutico los primeros beneficiarios serán los pensionistas.

La iniciativa de revertir el fraccionamiento de la cartera de servicios está liderada por Podemos mediante una proposición de Ley que ha estado vetada en la Mesa del Congreso hasta el cambio de Gobierno y que deberá debatirse en los próximos meses. Para ello también es necesario que los presupuestos reflejen una mayor inversión que permita las ambiciones de la formación morada.

Objetivos de déficit
Tras la modificación de la Ley de Estabilidad Presupuestaria el Gobierno deberá presentar una nueva senda

La negociación de las cuentas para 2019 también debe atender a los compromisos que Montón adquirió durante su comparecencia en la Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados. En cuanto a las medidas anunciadas y que afectan a los profesionales, la ministra debería contar con un aumento de la partida presupuestaria si bien es cierto que estas iniciativas recaen directamente sobre la gestión de las comunidades autónomas. Reducir la temporalidad al 8 por ciento, incrementar la plantilla de Atención Primaria (imprescindible para abordar la cronicidad y el envejecimiento poblacional según Montón) o devolver algunos de los derechos laborales perdidos durante la crisis provocará un aumento de los gastos de las regiones que deben paliarse con alguna ‘migaja’ habida cuenta de que no se producirá en esta legislatura la reforma de la financiación.

Además, queda el reto de la Medicina Personalizada. Mientras que se desarrollan los trabajos en el Senado, el Ejecutivo debe encontrar durante la negociación presupuestaria una partida suficiente. “El objetivo es abordar la medicina personalizada con mecanismos de eficiencia y para ello se definirá el método para identificar precozmente la innovación y se desarrollará un modelo de evaluación previa y de financiación que disminuya la incertidumbre financiera y clínica en su incorporación”, explican desde el Ministerio.

Por último, otros de los compromisos de Montón y que también han abanderado tanto el PSOE como Podemos es la recuperación del Fondo de Cohesión y el desarrollo del FOGA. Ambas huchas deberán contar con una partida presupuestaria amplia.

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales