La nota media del MIR subirá entre 10 y 15 puntos netos

En el caso del EIR, las preguntas fueron más complicadas que otros años
Herramientas
Madrid
|
03 feb 2017 - 12:00 h
|

Tras la celebración el pasado día 28 de enero el examen de médico interno residente (MIR), Antonio Martín, coordinador de profesores de CTO Medicina, explica a GM que este año ha sido “sensiblemente más sencillo” que el año anterior, si bien el estilo en cuanto a casos clínicos y e imágenes se ha mantenido. Sin embargo, las preguntas a priori no han sido “tan ambiguas” como el año pasado.

En esta línea, señala que ha habido una serie de cambios que ya venían siendo tendencia desde el MIR anterior, como el hecho de que va adquiriendo forma un bloque de preguntas de bioética. Se ha mantenido la proporción de una pregunta por imagen, si bien este año ha habido 32 imágenes, lo cual confirma la idea de que el futuro del MIR “pasa por ser lo más práctico posible”.

Y es que este examen está marcando una tendencia clara “hacia la famosa “humanización de la medicina, de moda últimamente”, asegura Martín para añadir que, a su juicio, el número de imágenes y de casos clínicos va a ser creciente.

En lo que respecta a la nota media, se mostró seguro de que aumentará este año, probablemente entre diez y 15 puntos netos, lo que implicará que los alumnos deberían sacar una puntuación mayor que el año anterior para optar a la misma plaza. “Es complicado hacer una estimación de la nota media, pero probablemente esté entre 130 y 135 netas”, subraya el especialista

Por su parte, Marina García, presidenta del Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (CEEM) lamentó que solo la mitad de los aspirantes (hubo 13.700 candidatos para un total de 6.328 plazas) vayan a tener la oportunidad de acceder a una plaza de formación especializada (ver GM nº 631) ya que, aunque se incrementan las plazas disponibles, aumentan en mayor medida los médicos que quieren aspirar a ellas.

Y es que, a su juicio, la formación médica ha de entenderse como un continuo formativo, “eso significa que ha de estar planificada y cohesionada desde el primer momento” en el que los estudiantes acceden al grado de medicina en las facultades hasta que termina su ejercicio profesional. Por ello, incidió en que los numerus clausus han de correlacionarse con las plazas de formación especializada “necesaria para poder posteriormente acceder al mercado laboral”.

EIR

En lo que respecta al examen de enfermero interno residente (EIR), Mayte Valle, directora de CTO Enfermería, explica que en términos generales, las preguntas planteadas exigían más tiempo de respuesta que en años anteriores, “lo que hace que el examen tenga mayor dificultad”. Además, señala que se aprecia una diversidad no homogénea tanto en las materias sobre las que han versado como en la dificultad de las cuestiones. “Algunas son muy directas y de dificultad baja y otras muy específicas y complejas”, subraya.

Por lo tanto, la complejidad del examen puede hacer difícil que la nota de corte, que marca la diferencia entre los opositores que obtienen puntuación suficiente para el acceso a las especialidades respecto a aquellos que no la consigan, sea más alta que el año anterior.

Respecto a las preguntas, se consolida una tendencia ya apreciada el año pasado en la que los aspirantes deben conocer materias administrativas no directamente relacionadas con el ámbito médico-sanitario, entre ellas, informática, una materia sobre la que el año pasado ya se preguntó.

Otras diferencias con otros años han sido que hay asignaturas como materno, pediatría o psicosociales, que otros años han sido muy preguntadas y este año han tenido poco peso en el total del examen.

Por otro lado, aumentan las preguntas de investigación y las preguntas de salud pública, que este año han sido prácticamente el doble que las de años anteriores sobre las mismas materias.

Twitter
Suplementos y Especiales