La OMS sitúa a las enfermedades infecciosas en su punto de mira

El organismo recuerda a los países abordar estas enfermedades ante la amenaza que suponen
Herramientas
Madrid
|
25 ene 2019 - 12:40 h
|

La OMS acaba de publicar que seis de las 10 las mayores amenazas para la salud pública mundial están relacionadas directamente con las enfermedades infecciosas. A juicio del presidente de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (Seimc), José Miguel Cisneros, una prueba más de por qué son necesarios los especialistas en enfermedades infecciosas, y de por qué la especialidad de enfermedades infecciosas es la norma en el resto de Europa.

De hecho, el especialista asegura que la ausencia de especialistas en enfermedades infecciosas en España es una de las causas por las que está a la cabeza del mundo en consumo de antibióticos, y de Europa en infecciones por bacterias multirresistentes. En su opinión, los pacientes con infecciones graves y complejas, como las infecciones por bacterias multirresistentes, la gripe grave, la infección por el VIH o la tuberculosis multirresistente, señaladas en el informe, son frecuentes en nuestros hospitales. De este modo, “está demostrado que cuando son atendidos por especialistas en enfermedades infecciosas mejora su pronóstico”.

A tenor de este informe, Cisneros, confía en que el nuevo equipo del Ministerio de Sanidad, “guiado por las abrumadoras evidencias científicas y por informes como el de la OMS”, ponga en marcha la formación de especialistas en enfermedades infecciosas con la premura necesaria para responder a estas amenazas, algunas de las cuales ya son realidad.

Según la OMS, el desarrollo de antibióticos, antivirales y antimaláricos son algunos de los mayores éxitos de la medicina moderna.

Sin embargo, alertan de que en la actualidad, el tiempo con estos medicamentos se está acabando. ”La resistencia a los antimicrobianos (la capacidad de las bacterias, parásitos, virus y hongos para resistir estos medicamentos) amenaza con enviarnos a un momento en que no pudimos tratar fácilmente infecciones como la neumonía, la tuberculosis, la gonorrea y la salmonelosis”, recuerdan. La incapacidad para prevenir infecciones podría comprometer seriamente la cirugía y los procedimientos como la quimioterapia.

De hecho, el informe asegura que en materia de tuberculosis, estos antibióticos son el mejor recurso para combatir una enfermedad que causa que alrededor de 10 millones de personas se enfermen y que 1,6 millones mueran cada año. En 2017, se dieron alrededor de 600. 000 casos de tuberculosis resistentes a la rifampicina, el fármaco de primera línea más eficaz, y el 82 por ciento de estas personas tenía tuberculosis multirresistente.

“La resistencia a los medicamentos está impulsada por el uso excesivo de antimicrobianos en las personas, pero también en los animales, especialmente en aquellos que se utilizan para la producción de alimentos, así como en el medio ambiente”, apuntan desde la organización.

Acciones de la OMS

De este modo, la OMS está trabajando con estos sectores para implementar un plan de acción global para abordar la resistencia a los antimicrobianos aumentando la conciencia y el conocimiento, reduciendo la infección y fomentando el uso prudente de los antimicrobianos.

Este plan fue creado en 2015 y desde entonces los diferentes países están trabajando en el mismo. Los ejes estratégicos de esta iniciativa se están centrando en mejorar la conciencia y la comprensión de la resistencia antimicrobiana; fortalecer el conocimiento a través de la vigilancia y la investigación; para reducir la incidencia de infección, así como para optimizar el uso de agentes antimicrobianos; e impulsar una inversión sostenible que tenga en cuenta las necesidades de todos los países, y aumentar la inversión en nuevos medicamentos, herramientas de diagnóstico, vacunas y otras intervenciones.

Twitter
Suplementos y Especiales