“La sanidad pública de Baleares es la única que sigue sin alergólogos”

JOAQUÍN SASTRE Presidente de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica
Herramientas
Madrid
|
30 jun 2017 - 13:32 h
|

Islas Baleares es la única comunidad autónoma en nuestro país que no cuenta en los centros sanitarios públicos con ningún alergólogo. El presidente de Seimc explica la situación.

Pregunta. Preside la Sociedad Española de Alergología desde diciembre de 2014, ¿qué balance hace de estos tres años?

Respuesta. En cuanto a la especialidad, tampoco ha cambiado tanto a nivel profesional. En la sociedad estamos continuamente haciendo planes a tres o cuatro años y en estos últimos años hemos tenido un plan director que hizo la anterior candidatura que termina en 2018 y se han implementado otros planes que buscan, sobre todo, cómo favorecer la investigación en alergología.

Ahora se va a acabar un plan de implementación que reúne todos los criterios de la cartera de servicios de calidad y seguridad asistencial de todos los procesos en los que intervienen los alergólogos.

La sociedad está implementando estos position papers también científicos, de colaboración con otras sociedades sobre la guía del asma, o sobre el manejo de distintas patologías, etc. Una línea está más orientada a las patologías y hay otra vertiente más de servicio, calidad, seguridad, etc.

P. ¿Cuál es a día de hoy su principal caballo de batalla?

R. Es seguir trabajando todos los días y ayudando a nuestros socios. Uno de los principales problemas es la alergología en la sanidad pública de Baleares. Es la única comunidad del Estado español en que no hay alergología en el sector público.

En cifras de hace dos años, en la sanidad pública española los alergólogos veían 1.100.000 consultas nuevas al año. Parece que en Baleares no les preocupa que no haya alergólogos. Dicen que se arreglan con otros especialistas y que si hay más importante la llevan a Valencia o Cataluña. Es una lucha que llevamos desde hace años y con administraciones de distinto signo.

P. ¿Cómo está la situación ahora?

R. Hemos recurrido al Defensor del Pueblo porque en Baleares no hay una figura así a nivel regional. Por primera vez instó al gobierno actual en la comunidad a que contestara y explicara por qué no. La explicación que dio el gobierno balear es que las plazas estaban ahí, pero que en este momento no tienen dotación económica y no pueden contratar alergólogos.

Seguimos aquí, con promesas pero sin que los ciudadanos de Baleares puedan ser considerados como el resto de los españoles. Hemos escrito dos veces al Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, pero no hemos tenido nunca contestación a este problema que es un problema en definitiva de igualdad, del derecho de todos los ciudadanos a tener una misma cartera de servicios. Es un tema que nos preocupa y del que no hemos tenido respuesta. Seguiremos ahí.

P. ¿Cómo está la situación en el resto de comunidades? ¿Hay alguna de ellas que sea un referente para sus especialistas?

R. La comunidad autónoma con más alergólogos ahora mismo es la Comunidad de Madrid. Desde que empezó a desarrollarse el sector público en los años sesenta, se abría un hospital y siempre tenía un servicio de alergología. Todos los hospitales públicos tienen un servicio de alergología como lo tienen de cardiología o de urología. Es verdad que hay comunidades donde el número de alergólogos se ajusta más a los estándares internacionales, uno por 25.000 o 50.000 habitantes.

En Cataluña hasta hace no mucho tiempo había un déficit terrible. Solo tenía un servicio de alergología, pero la situación se ha ido arreglando en los últimos años, aunque tiene cierto déficit y están pendientes de tener un número adecuado de alergólogos.

P. En general, son pocos especialistas para abordar un tipo de patologías que va en aumento...

R. En general tenemos cierto déficit de alergólogos de acuerdo con las recomendaciones internacionales para tratar un tipo de enfermedades con cifras como que en el año 2050 se calcula que la mitad de la población tenga algún tipo de enfermedad alérgica, con independencia de su gravedad. Es muy prevalente...

Creo que es una especialidad realmente establecida y que, como cualquier otra, puede ayudar a lograr el mejor manejo de los pacientes.

P. ¿Ha aumentado el arsenal terapéutico para hacerles frente?

R. Sí, claro que ha aumentado. Hay innovaciones para ciertas enfermedades, sobre todo las más graves, con nuevos fármacos biológicos. Hay vacunas también cada vez mejores para los tratamientos con inmunoterapia para polen, ácaros del polvo, epitelios, etc.

P. Tras el freno al RD de Troncalidad, ¿cómo cree que debería plantearse la formación de los alergólogos?

R. Hemos hecho el tronco de la especialidad que nos pidió el Ministerio con nuestras áreas de competencia. Está ahí, se ha parado, pero seguimos trabajando y dándole vueltas porque aparentemente este tronco seguirá adelante y se ha recomendado terminar. Estamos dentro del tronco médico como cualquier especialidad médica. Por eso nos extraña que en una comunidad no haya alergólogos.

P. Resulta difícil de justificar...

R. Sí, cuando un consejero te dice que se arregla bien sin alergólogos, es como si te dice que se “apaña” bien sin cardiólogos. Nos formamos para ayudar en el tratamiento de estas enfermedades, lo que no quiere decir que el resto de especialidades que también pueden tratar enfermedades alérgicas no lo hagan.

P. ¿Hay déficit en Baleares con otras especialidades?

R. Durante años tuvieron déficit también de rehabilitadores pero, hasta donde yo sé, ahora somos la única especialidad con la que pasa esto.

P. ¿Cómo se trabaja desde esta sociedad científica?

R. Ya somos 1.500 miembros. Es una sociedad muy activa, con muchos comités de distintas subespecialidades. Quizás a nivel de investigación los alergólogos españoles tienen un nivel de impacto para la media de lo que es la alergología bastante alto. Nuestra revista que es la Journal of investigational allergology and clinical immunology. Dentro de las de especialidades médicas estamos detrás de la Revista Española de Cardiología. Tenemos buenas cifras.

Además, en alergología hay una red temática del Instituto de Salud Carlos III y estamos dentro del Ciber de enfermedades respiratorias. Estamos implicados en muchos campos.

LAS FRASES

Seguimos así. Con promesas, pero sin que los ciudadanos de Baleares sean como el resto de españoles”

Se calcula que la mitad de la población tendrá en 2050 algún tipo de enfermedad alérgica”

Twitter
Suplementos y Especiales