El sector privado delimita su estrategia para afianzar el turismo sanitario

España sigue creciendo en recepción de turistas-pacientes procedentes de distintas partes del mundo
Herramientas
Madrid
|
13 ene 2017 - 12:00 h
|

El turismo sanitario en España se va consolidando. Muestra de ello son las buenas cifras que se barajan de los últimos años. El sector privado asegura que es, sin duda, una nueva vía de mejora de la rentabilidad de la propuesta turística para todo el país y, en concreto, de los destinos que están apostando de manera más contundente por su posicionamiento en este segmento.

En este sentido, se trata de un mercado en pleno crecimiento en el mundo, con un 20 por ciento de media anual, tanto en número de pacientes, como en volumen de negocio generado “más del 80 por ciento del negocio se genera en un entorno inmediato, sin superar las 3-6 horas de vuelo desde el país de origen, lo que también, representa una fortaleza para España por las inmejorables vías de conectividad con los principales mercados emisores”, indican desde Spaincares.

Según las estimaciones, en 2014 se registró en España un volumen económico total superior a 344 millones de dólares en servicios de turismo sanitario exportados. Todo esto supone un crecimiento aproximado del 25 por ciento respecto del año anterior, alcanzando la sexta posición entre los países europeos y la octava a nivel mundial. Los principales países de origen de los turistas de salud en España son europeos y cercanos geográficamente.

Recepción de turistas

En esta línea, en España la recepción de turistas se ha triplicado en los últimos años. El volumen económico del turismo wellness en nuestro país ha ido en aumento hasta alcanzar los 7,6 millones de dólares. En este aspecto, se sitúa en la séptima posición entre los países europeos y la duodécima a nivel mundial, lo que se traduce con una tasa media de crecimiento del 6,2 por ciento y un total de 9,9 millones de viajes registrados durante 2013.

Tal y como recoge un artículo publicado en el número 3 de la revista Economía de la Salud (EDS), España es el tercer destino turístico más importante del mundo, con más de 65 millones de turistas en el último año, por detrás de Francia y Estados Unidos. Y cada vez son más los pacientes extranjeros que eligen este destino para recibir un tratamiento sanitario, bien sea en un centro residencial, en un hospital privado o un balneario. Hasta el momento, el sector ha cumplido todas sus previsiones de crecimiento.

Facturación

Actualmente España se encuentra entre los países con mayores perspectivas de crecimiento anual en volumen de facturación de Turismo Wellness tanto de Europa como a nivel global (6,2 por ciento). Se prevén 3,5 millones más de viajes de salud, de cara a este año.

Está claro los beneficios generados por turistas extranjeros, en concreto, entre las visitas a balnearios y centros de talasoterapia ascienden a más de 15.000 millones de euros entre 2010 y 2015. Spaincares estima que durante ese tiempo se produjeron alrededor de 150 millones de pernoctaciones de turistas extranjeros, con un gasto medio total por persona de 1.155 euros y una estancia media de 11,6 días.

Por lo que respecta al perfil del visitante, Francia, Alemania y Reino Unido son los principales países emisores de turistas termales a España.

Pero todavía queda camino por recorrer. Los expertos insisten en que sigue haciendo falta potenciar las actuaciones encaminadas a favorecer su implementación. En 2020, el objetivo fijado alcanzaría los 1.000 millones de euros. Según datos del ‘Estudio de Mercado sobre Turismo de Salud en España’ presentado en ediciones anteriores de Fitur Salud.

Precisamente, esta semana arranca la III edición de Fitur Salud, donde se pondrá sobre la mesa que al igual que está sucediendo en otros países del entorno, el turismo de salud en España es además, “una tipología turística de enorme atractivo como negocio, por las bonanzas que implica: deslocaliza y desestacionaliza la demanda, aumenta considerablemente la estancia media, mejora la imagen y fortifica la marca del destino, aumentando el gasto medio del turista-paciente entre otros valores”, explican desde Spaincares. La nueva edición de Fitur Salud busca ser una nueva vía de mejora de la rentabilidad de la propuesta turística para todo el país y, en concreto, de los destinos que están apostando de manera más contundente por su posicionamiento internacional.

EL DATO

¿Cómo es el turista sanitario que visita España?

Procedencia: Francia, Reino Unido, Alemania, Rusia, los países nórdicos y los Emiratos Árabes.

Edad: Por lo general, entre 30 y 50 años.

Poder adquisitivo: Alto.

¿Cuánto gasta? Unos 1.200 euros diarios, 10 veces más que un turista convencional. Invierte en tratamientos que oscilan entre los 4.000 y los 20.000 euros de media.

¿Qué es lo que más demanda? Medicina Estética, Medicina Reproductiva y Ginecología son los sectores médicos más demandados por los jóvenes y, generalmente, solteros, durante la temporada alta del año (junio-septiembre).

¿Por qué? España es uno de las regiones europeas con una regulación más extensa (sobre todo en cuestiones de reproducción asistida) y porque los costes de las terapias y las listas de espera son menores que los de sus países de origen.

Medicina Interna, Cardiología, Oncología, Oftalmología y Odontología son las especialidades más requeridas por las personas mayores de 50 años y los jubilados durante la temporada media (primavera-otoño).

¿Por qué? Disponen de mucho más tiempo para viajar y en esas fechas las listas de espera suelen ser bastante más cortas.

¿Cómo lo busca? El 68 por ciento de los extranjeros que buscan un tratamiento médico o preventivo en España lo hacen a través de Internet.

¿Dónde lo busca? Cataluña, Madrid, la Costa del Sol, el Levante, las Islas Baleares y Canarias son las zonas favoritas para tratarse.

Twitter
Suplementos y Especiales