Los médicos reivindican medidas para frenar las redes de trata de personas

Los profesionales sanitarios deben advertir a los jueces en el momento que tengan sospechas fundadas
Herramientas
Madrid
|
13 ene 2017 - 12:00 h
|

El médico puede jugar un papel clave en la detección de redes de tráfico de personas para su explotación. “En el caso de que un facultativo tenga sospechas debe ponerlo en conocimiento de un juez, como ocurre en los casos de violencia de género”, explicó el presidente de la Organización Médica Colegial (OMC), Juan José Rodríguez Sendín, durante el encuentro hispano-brasileño ‘El papel del profesional sanitario en la trata de personas’, organizado por esta institución y el Consejo Federal de Medicina de Brasil (CFM). El problema abarca múltiples frentes: robo y adopciones ilegales de niños, explotación sexual de la mujer, tráfico de personas...

Rodríguez Sendín reivindicó la puesta en marcha de la identificación genética de los niños en las consultas para facilitar la labor del médico en esta tarea. Solo con el programa de investigación genética DNA-Prokids, creado por el catedrático de Medicina Legal José Antonio Lorente, se han logrado identificar genéticamente a alrededor de 1.000 niños desaparecidos, así como la puesta en marcha de una base de datos con los más de 11.000 análisis realizados en los países que participan en esta iniciativa.

Beneficios de la identificación genética

“Si una iniciativa de este tipo logra identificar a 1.000 niños, ¿cómo es posible que las autoridades europeas no muevan ni una ficha para identificar a los desaparecidos? Hay posibilidad de responder a estos hechos de una forma mucho más dura, pero no se hace nada”, lamentó Rodríguez Sendín que reclamó medidas a la clase política y una mayor concienciación de la sociedad contra este tipo de crímenes.

El problema abarca todo el planeta y resulta complejo. Puede suceder que un niño sea robado en su país de origen y llegar a España en una situación de legalidad. En el caso español no existen cifras concretas, pero en otros como “en Estados Unidos se estima que desaparecen 466.000 niños al año; en Reino Unido, 140.000; en Alemania, 100.000; en Canadá, 41.000; Australia, 20.000...”, señaló el presidente del CFM, Carlos Vital Tavares.

El presidente de la OMC insistió en el papel que pueden jugar los médicos e incidió en la necesidad de colaborar entre los diferentes agentes sociales, una tesis que comparte Lorente. “La Policía o la Guardia Civil hacen un gran esfuerzo”, pero advirtió de que se trata de un negocio muy lucrativo, que hace que estas mafias vayan “por delante”. Sobre la importancia de esta colaboración, insistió Blanca Hernández Oliver, delegada del Gobierno para la Violencia de Género: “El ámbito de la salud es muy importante y hemos empezado a avanzar”.

José Fernando Maia Vinagre, corregidor del CFM estima que este negocio puede llegar a mover 31.600 millones de dólares en todo el mundo (casi 29.700 millones de euros), aunque las cifras podrían superar los 100.000 millones. Este tráfico que solo se ve superado por el de drogas y por el de armas. La principal víctima es la mujer, que representa en torno al 75 por ciento de las desapariciones, un 17 por ciento serían niñas, según puso de manifiesto Teresa Requejo Naveros, profesora de Derecho Penal de la Universidad Complutense de Madrid.

Precisamente, David del Campo Pérez, director de Cooperación Internacional y Acción Humanitaria de Save the Children España advertía de que los corredores de para el tráfico de personas coinciden en gran medida con estos otros dos. “Se han identificado en torno a 500 rutas en todo el mundo por donde se configura el negocio de la trata. Las rutas y grupos ilegales en parte importante también manejan otras rutas de tráfico ilegal, como drogas, armas u órganos”, avisó Del Campo.

Otras formas de explotación

Jesús García Perez, presidente de la Sociedad Española de Pediatría Social (SEPS), puso de manifiesto otras formas de explotación que están relacionadas con la gestación subrogada. El pediatra destacó la existencia de “granjas de mujeres” en países como India y otros países en desarrollo.

García reclamó una legislación adecuada que permitiría “lucha contra las mafias”. En estas línea, subrayó que esta práctica contradice las leyes europeas.

Del Campo reivindicó por su parte la elaboración de un registro de menores, un proyecto para el que tendría capacidad el Sistema Nacional de Salud. “Se aportaría el rigor y la credibilidad de la profesión médica”, destacó durante su intervención.

LAS CIFRAS

1.000
niños desaparecidos

que han sido detectados gracias a la identificación genética con el programa de investigación genética DNA-Prokids. En total se han realizado alrededor de 11.000 análisis en todo el mundo, que han permitido la puesta en marcha de una base de datos en los países que participan en esta iniciativa contra el tráfico de personas.

31.600
Millones de dólares

podría suponer el negocio ilegal del tráfico de personas en todo el mundo. La mayoría de las rutas crecen cada año. Solo el tráfico de armas y de drogas resultan más lucrativos en la actualidad. El poder económico de estas mafias complican los trabajos de las fuerzas de seguridad del Estado que necesitan el apoyo de todos los agentes.

76%

de las personas desaparecidas son mujeres que resultan víctimas del tráfico para la trata de blancas. Un 17 por ciento de ellas son niñas. Un total de 69 países en 2016 han reportado víctimas de trata en sus países, según las estadísticas que maneja la ONG Save the Children.

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales