Montón recupera en seis semanas la universalidad de la atención sanitaria

El Consejo de Ministros ha dado luz verde, en el tiempo comprometido, a un RDL que vincula la titularidad de la atención sanitaria a la condición de ciudadanía, y no a la de asegurado
Herramientas
Madrid
|
27 jul 2018 - 13:21 h
|

El Consejo de Ministros ha dado luz verde esta mañana a un real decreto ley (RDL) que devuelve la universalidad a la atención sanitaria en el Sistema Nacional de Salud. Se cumplen seis semanas desde el anuncio de la ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Carmen Montón, y la titular ha cumplido con su compromiso de presentar en fecha un RDL que, según ha remarcado en la rueda de prensa celebrada tras el consejo, “garantiza que todas las personas sean atendidas en igualdad de condiciones en el SNS”.

En sus palabras, la medida “representa un cambio, de manera que la titularidad, a partir de hoy, se basa en la condición de ciudadanía y se desliga de la de asegurado”.

<p>Montón recupera en seis semanas la universalidad de la atención sanitaria</p>

Montón ha subrayado que el acceso a la atención sanitaria en términos de equidad y universalidad ” es un derecho básico de toda persona, como reconoce la constitución”.

La ministra ha aludido a Ley general de Sanidad de 1996, impulsada por Ernest Lluch, como uno de los grandes logros de nuestra democracia, y se ha mostrado orgullosa de una sanidad que se fortalece recuperando su carácter universal y alcanza la meta trazada hace ya doce años por este marco normativo.

Montón ha explicado que la norma define como titulares del derecho a las personas con nacionalidad española y a extranjeras con residencia, y también a aquellas que no siendo residentes tienen reconocido su derecho por cualquier título jurídico, como los pensionistas no residentes o los trabajadores que se hallan fuera de nuestro país.

Asimismo, ha subrayado que el texto corrige la exclusión de la atención sanitaria del Real Decreto 16/2012 impulsado por el anterior gobierno.

En la misma línea, ha remarcado que contempla la atención sanitaria a colectivos no registrados ni autorizados como residentes, pero que al mismo tiempo se han establecido criterios para evitar un uso inapropiado de este recurso. La asistencia, tal y como ha detallado, correría a cargo del sistema público cuando no haya un tercer agente que pueda aportarlo.

Para no comprometer la sostenibilidad financiera del sistema Nacional de Salud y evitar el uso inapropiado del derecho a la asistencia sanitaria, respecto a estos colectivos, la asistencia sanitaria será con cargo a los fondos públicos de las administraciones competentes siempre que se cumplan los siguientes requisitos:

-No tener la obligación de acreditar la cobertura de la prestación sanitaria por otra vía, en virtud de lo dispuesto en el derecho de la UE, los convenios bilaterales y demás normas aplicables.

-No poder exportar el derecho de cobertura sanitaria desde su país de origen o procedencia.

-No existir un tercero obligado al pago.

En todo caso, la asistencia sanitaria a estos colectivos, tal y como han matizado, no genera un derecho a la cobertura sanitaria fuera del territorio español financiada con cargo a los fondos públicos.

<p>Montón recupera en seis semanas la universalidad de la atención sanitaria</p>

Montón destaca que recuperar la universalidad no supondrá un coste añadido. Lejos de ello, subraya, “favorece la sostenibilidad del sistema, ya que la asistencia normalizada en primaria favorece un buen control y evita procesos posteriores en urgencias u hospital que implican un mayor coste”.

La ministra ha añadido que esta exclusión sanitaria ha repercutido en la salud de estos colectivos, generando, además, situaciones que las comunidades autónomas han ido reparando como han podido de manera desigual.

Con la recuperación de la universalidad de la sanidad, puntualiza, “atendemos a demandas de organismos internacionales, sociedades científicas y organizaciones sociales que han censurado esta exclusión”.

Para finalizar, Montón ha destacado que “una sociedad justa no deja a nadie atrás”. Lo esencial de esta norma”, tal y como ha afirmado, “y lo que justifica la urgencia de abordar la universalidad de la atención sanitaria, es por la mejora de la salud individual de las personas excluidas y de la salud colectiva de toda la población”.

A partir de hoy, concluye, “se recupera la universalidad en el derecho a la salud, una norma que genera igualdad, da cohesión y da seguridad jurídica a profesionales, personas y administraciones públicas”.

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales