Una candidatura con el refuerzo de la colaboración público-privada como bandera

Herramientas
|
18 dic 2017 - 16:11 h
|

El próximo 20 de diciembre la Asociación de Empresas Biotecnológicas (Asebio) renovará su presidencia y Ana Polanco, directora de Corporate Affairs de Merck, se presenta como candidata a encabezar la patronal biotecnológica en España.

Además, se completa con las vicepresidencias primera, para AbbVie, representada por Antonio Bañares, director de Relaciones Institucionales e Iniciativas Estratégicas de Salud; segunda, para Ingenasa, representada por Belén Barreiro, directora de Marketing y Desarrollo de Negocio, y tercera, para Bioncotech, representada por Marisol Quintero, directora general.

En esta candidatura conjunta el objetivo es convertir a Asebio en un verdadero agente del cambio que haga de la innovación en el sector biotecnológico un motor para la solución a los grandes retos a los que se enfrenta la sociedad, ya sea desde la biotecnología roja, verde o blanca.

Bañares espera aportar por un lado la representatividad de su propia compañía, Abbvie, que según explica "aporta la juventud de cinco años aunque centrados en biofarmacéutica, pero con la experiencia de más de 120 años por nuestro origen en Abbott, esto nos permite manejar la experiencia y el impulso y la creatividad y la orientación a la innovación de una biofarmacéutica".

En este momento es bueno para Asebio poder aunar esos dos conceptos.

De este modo, Bañares, aporta su experiencia en el sector como director de la Asociación Española de Reumatología, con lo que "el manejo de una asociación como Asebio no va a ser novedoso para mí". Además, ejerció como director de la Universidad Europea de Madrid y como decano de su Facultad de Ciencias de la Salud, así que destaca que "la parte más relacionada con la innovación orientada a la investigación biomédica ha sido gran parte de mi trabajo". Además es médico reumatólogo y, por ello, valora el trabajo de muchos años con los pacientes y en su opinión esto, desde el sector biotecnológico, "no sólo tiene un componente puramente empresarial, sino de atención a la sociedad, aportando soluciones en salud".

Respecto a los "retos compartidos" en el sector biotecnológico en los próximos años y de Asebio en particular, Bañares identifica el reto de ir evolucionando su sistema productivo. Así, es fundamental que "el sector evolucione y se convierta en un motor de generación económica y de riqueza, con una empleabilidad de alto valor" afirma. Por ello, Asebio "debe ser el interlocutor natural de la Administración en su orientación para dar valor a la sociedad en su conjunto a través de soluciones en salud y agroalimentarias", añade Bañares.Además de esto, el candidato a la vicepresidencia pone en valor "la necesidad de establecer un marco de excelencia en la propia asociación", para ello propone "establecer unos estándares de calidad en todo lo que hacemos, en el modelo de información a la administración, buscar la excelencia con mecanismos de control, auditorias y gobernanza".

Para Barreriro, su objetivo es tener una voz “más fuerte” y que desde la institución sea posible garantizar el acceso a otras instituciones que regulan negocios como puede ser el Ministerio de Agricultura o el Ministerio de Industria. “Tener una plataforma con suficiente apoyo del sector para que podamos acceder a esas nuevas instituciones que nos hemos tenido siempre en cuenta en la institución”, apunta.

Desde Bioncotech, Quintero señala que al representar a empresas pequeñas, con pocos empleados o recursos, los retos son múltiples y bastante específicos. “Este tipo de empresas son un porcentaje elevado de lo que tienen los asociados de Asebio”. A su juicio, existen unos retos particulares que tienen que ver con la financiación y los programas públicos-privados de ayudas del Estado.

En opinión de Quintero, en España existe todavía histórico de innovación en este sector relativamente menor que en otros países. “Tenemos menos años de experiencia en el sector que otros países que llevan haciendo esto más tiempo”, incide. La CEO de Bioincotech reconoce que no es posible exigir los mismos resultados que otros países con más experiencia. “Podemos trabajar y tenemos que reforzar algunas cuestiones como la relación público-privada”. En este sentido, la candidata a vicepresidente tercero considera que el principal desafío no es la financiación en sí como el acceso a estos programas de financiación. “Estas cuestiones a compañías pequeñas nos afectan porque tenemos una relación de colaboración, e incluso de dependencia, muy alta con los centros de investigación que son las fuentes de innovación, y este es un aspecto que tendremos que trabajar muchísimo para beneficio de ambas partes.

Por su parte, Barreiro destaca que a nivel institucional están recibiendo ciertos apoyos, el problema es que en ocasiones no se destina lo suficiente. “No es tanto un problema de fondos como de burocracia y de agilidad en la negociación de todos estos temas. En ocasiones, la burocracia acaba bloqueando el acceso a los fondos”, lamenta, al tiempo que recalca la necesidad de buscar mecanismos que sean más eficaces para que lleguen a buen destino.

Como destaca Barreiro, en Ingenasa están focalizados en las aplicaciones industriales, por tanto, utilizando las técnicas que ofrece la biotecnología hay grandes problemas que preocupan a la sociedad actual que se pueden llegar a resolver. “La biotecnología da muchísimas herramientas para mejorar los índices productivos de los alimentos”, acota.

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales