Una hoja de ruta para avanzar en la medición de resultados en salud

Herramientas
|
04 dic 2019 - 16:08 h
|

Los resultados en salud aportan calidad y eficiencia al sistema sanitario y son necesarios para la transformación del sistema, algo en lo que coinciden los más de 180 directivos de la salud, profesionales sanitarios y representantes de organizaciones de pacientes que han participado en la 6ª edición del Informe AMPHOS que, bajo el título Medir para Mejorar, ha desarrollado la primera hoja de ruta que permite el avance en la medición de resultados en salud, buscando la mejora de la práctica clínica diaria y el beneficio que su implementación tiene para el paciente y permitiendo, así, su implementación con una perspectiva estratégica y global.

Se trata de un proyecto realizado por la Sociedad Española de Directivos de la Salud (SEDISA) y la compañía biofarmacéutica AbbVie a través del consenso y la coordinación entre todos los agentes del sistema sanitario. “AMPHOS es, actualmente, el proyecto sobre implementación de los resultados en salud más relevante en todo el país y el que más puede contribuir a avanzar en este gran reto, del que depende en gran parte la transformación del sistema”, explica Jon Guajardo, vicepresidente segundo de SEDISA y miembro del Consejo Asesor de AMPHOS. “Además de hacer un análisis técnico y profundo de la situación actual, ha generado un gran consenso de todos los actores, reflexionando sobre cuál debe ser el camino para que cualquier organización que quiera incorporarse a este modelo, independientemente de su recorrido, disponga de una metodología aplicable a cualquier nivel”.

“Desde AbbVie, fieles a nuestro compromiso con los pacientes y la innovación, pusimos en marcha el proyecto AMPHOS en 2012 para contribuir a la eficiencia del sistema y a la mejora de la calidad asistencial prestada a los pacientes. Esperamos que el informe de esta 6ª edición sea de gran interés y permita avanzar en la medición de resultados en salud en España, contribuyendo a reforzar el futuro de nuestro sistema de salud y centrando la asistencia sanitaria en aquello que de verdad tiene valor para los pacientes”, añade Antonio Bañares, director de Relaciones Institucionales de AbbVie Spain.

Con frecuencia, el análisis sobre el funcionamiento de los sistemas de salud se centra en medidas estructurales, de proceso y de coste. Aunque este tipo de análisis son útiles, los datos de los resultados que obtienen los pacientes y la población como consecuencia de la atención sanitaria que reciben, son los únicos que proporcionan información sobre el rendimiento del sistema en relación con su objetivo fundamental: mejorar la salud de los pacientes y de la población. En este sentido, Carina Escobar, presidenta de la Plataforma de Organizaciones de Pacientes (POP) y miembro del Consejo Asesor de AMPHOS, subraya: “Manejar la enfermedad, procesar su información y gestionar la toma de decisiones teniendo en cuenta los valores y preferencias de la persona, más allá de los resultados exclusivamente clínicos, producen una mejor adaptación del paciente, mejora la adherencia y, por tanto, su seguridad, lo que se traduce en una mejora en su calidad de vida a la vez que contribuye a un sistema más eficiente”.

Hoja de ruta

Como resultado del trabajo del trabajo realizado en las diferentes fases de este proyecto, se han alcanzado una serie de ideas principales y consensos técnicos que se materializan en una hoja de ruta con aquellos pasos que deben valorarse, analizarse y decidirse al implementar una estrategia de medición de resultados de salud en una organización o institución sanitaria. “Solo evaluando lo que hacemos, objetivando los resultados que obtenemos y comparándonos con los mejores, podremos avanzar en la consecución de una mejor y mayor salud para la población”, explica el doctor Andrés García Palomo, jefe del área de oncología del hospital universitario de León, coordinador del Grupo de Resultados en Salud de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) y miembro del Consejo Asesor de AMPHOS.

Los pasos de esta hoja de ruta son:

1. Definir el liderazgo del proyecto

2. Seleccionar la patología a medir

3. Crear el grupo de trabajo en donde estén representados todos los que tienen algún papel en seguimiento del paciente, incluyendo a este.

4. Dibujar el viaje que hace el paciente a lo largo de todo el diagnóstico, tratamiento y seguimiento de su enfermedad (vía clínica), adaptarlo a la realidad de su área o institución de salud

5. Seleccionar el tipo de indicadores a medir y los cuestionarios que se utilizarán para recoger los datos proporcionados por los pacientes

6. Definir el modelo de recogida de datos (momentos, lugares y personas que recogerán cada tipo de datos).

7. Definir cómo se almacenarán e integrarán datos con el resto de la información clínica

8. Estandarizar y normalizar los datos

9. Probar el nuevo modelo: pilotar

10. Transparentar los datos

11. Tomar decisiones tras medir

“La implementación de esta hoja de ruta supone un enorme cambio cultural, que requiere del apoyo institucional, el compromiso de los ciudadanos con su salud, y una mejor formación a los profesionales sanitarios en su nuevo rol para garantizar la mayor autonomía posible del paciente, facilitar las decisiones compartidas y la atención a la salud participativa”, concluye Blanca Fernández-Lasquetty, secretaria de la Asociación Nacional de Directivos de Enfermería (ANDE).

Sobre AMPHOS

Desde 2012, AbbVie y la Sociedad Española de Directivos de la Salud (SEDISA) impulsan un grupo de trabajo nacional formado por directivos, profesionales sanitarios y pacientes, que, con la ayuda de una metodología específica, realizan de manera continua un análisis y propuestas de mejora de los procesos hospitalarios y de salud, con el objetivo de contribuir a la eficiencia del sistema y mejorar la calidad asistencial prestada al paciente.

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales