Crece el apoyo social a la prohibición de fumar en espacios públicos y coches

Semfyc presenta la campaña de la XIX Semana sin Humo
Temas relacionados:
Herramientas
Madrid
|
23 may 2018 - 10:18 h
|

En España, cada año mueren más de 52.000 personas por causas directamente relacionadas con el consumo de tabaco, mayormente víctimas de cáncer de pulmón (causante de un 81 por ciento de las defunciones anuales entre 2010 y 2014, según datos del Ministerio). Estos datos, confrontados con el número de médicos de familia del país (28.500), equivalen a hablar de que, cada médico de familia, ve cómo fallecen a dos pacientes al año a causa del tabaco. Con esta realidad sobre la mesa, Semfyc convoca desde hace 19 años la Semana Sin Humo que persigue concienciar a la población sobre la importancia de no fumar, apoyar a las personas que han dejado el hábito de consumir tabaco y visualiza el grave problema social y sanitario que representa el tabaquismo, desde la medicina de familia y los centros de atención primaria la Encuesta de la Semana Sin Humo que, en esta edición, han respondido 5.170 personas de toda España.

“Tradicionalmente, la encuesta es un buen pulso para saber el nivel de concienciación social de las personas en relación a medidas más restrictivas que limiten el consumo del tabaco y, en esta ocasión los resultados apuntas que

la mayoría de la población se muestra receptiva ante la posibilidad de que se prohiba fumar en espacios público al aire libre y en el interior de vehículos privados”, señala María Fernández, vicepresidenta de Semfyc.

Los datos en los que se basa esta afirmación son los resultados de la Encuesta de la Semana Sin Humo: Sobre la hipótesis de que prospere la prohibición de fumar en vehículos privados, crece el apoyo a esta en relación a los datos

del año pasado. En la edición de este año de la Encuesta, un 60,8 por ciento de los encuestados son favorables a que la prohibición prospere; a esta mayoría se añadirían un 16,5 por ciento adicional que estaría de acuerdo en prohibir fumar en vehículos solo cuando haya niños.

Las proporciones son similares cuando se pregunta sobre la posibilidad de prohibir fumar en lugares públicos al aire libre —como estadios deportivos, piscinas o centros comerciales abiertos— que cuenta con el apoyo del 64,1 por ciento de la población. “Este tipo de medidas que hace unos años parecían muy lejos de contar con el consenso social, están prosperando porque, a día de hoy, el consumo de tabaco se percibe como una conducta de riesgo para la salud y se conoce que hay un factor de riesgo igual o más importante vinculado a este hábito para padecer diabetes, hipertensión, hipercolesterolemia o para sufrir una enfermedad cardiovascular. Los riesgos para la salud del consumo del tabaco son ampliamente aceptados: 93,1 por ciento de los encuestados así lo reconoce”, confirma Lucía Gorreto, coordinadora de la Semana Sin Humo de 2018.

Retrato de la persona que fuma

Los datos de la Encuesta de la Semana Sin Humo revelan que, a día de hoy, un 57 por ciento de las personas, en algún momento de su vida, han consumido tabaco (un 15,6 por ciento todavía fuman diariamente, un 7,3 por ciento son fumadores ocasiones y 34,1 por ciento son ya exfumadores), frente al 43 por ciento que nunca han consumido tabaco. “Conseguir que la cifra de personas que nunca han sido fumadoras sea superior a la de aquellos que sí han consumido tabaco dependerá de que consigamos que los jóvenes entiendan que el tabaco es un hábito que perjudica su salud a corto, medio y largo plazo”, señala Lucía Gorreto, coordinadora de la Semana Sin Humo de 2018.

“Hay casos en los que está muy claro que existe un problema de adicción y dependencia que se puede abordar desde la Medicina de Familia, y mediante el seguimiento pertinente podemos trabajar en longitudinalidad para que

determine el mecanismo o tratamiento más adecuado para dejar de fumar y, sobre todo, que luego consiga vivir sin tabaco, ya como un exfumador”, apunta María Fernández, vicepresidenta de Semfyc.

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales