Olaparib retrasa la progresión del cáncer de páncreas con mutación del BRCA

Herramientas
Chicago
|
03 jun 2019 - 10:06 h
|

La nueva edición del Congreso Americano de Oncología (organizado por la sociedad científica americana, ASCO) ha arrojado buenas noticias en cáncer de páncreas. Buenas noticias, en un contexto donde los tumores digestivos siguen su curso, con resultados no tan esperanzadores. En esta edición, los buenos resultados en este tipo de tumores se los ha llevado, precisamente, páncreas, con un inhibidor del PARP.

Los resultados del ensayo POLO de Fase III destacan que olaparib casi duplica el tiempo en el que los pacientes vivieron sin progresión de la enfermedad a partir de la línea germinal BRCA-metástasis del cáncer pancreático. “Estamos esperando con impaciencia los datos a más largo plazo para comprender el impacto total de los resultados de este ensayo. Es alentador ver que olaparib está retrasando constantemente la progresión del cáncer de páncreas metastásico en pacientes con una mutación BRCA. Estamos potencialmente en la cúspide de una nueva era de tratamiento para el cáncer de páncreas, donde por primera vez podemos diseñar una terapia basada en un biomarcador y donde tener una mutación BRCA abre más opciones de tratamiento “, dijo la doctora Suzanne Cole,.

En esta misma línea, Teresa Macarulla,médico adjunto en la Unidad de Tumores Gastrointestinales del Hospital Vall d ‘Hebrón de Barcelona, ha explicado a GM que estos resultados suponen un paso más para seguir investigando.

El ensayo aleatorizado de fase III de POLO ha demostrado que la terapia de mantenimiento con el inhibidor de PARP olaparib (comercializado por Astrazeneca como Lynparza) retrasó significativamente la progresión del cáncer de páncreas metastásico en pacientes con mutaciones del gen BRCA en comparación con placebo, con una mediana de supervivencia sin progresión de 7,4 meses frente a 3,8 mess. En el ensayo, olaparib se administró a pacientes con cáncer que no habían progresado después de completar la quimioterapia inicial basada en platino, y después de dos años, el 22,1 por ciento de las personas que recibieron olaparib no tuvieron progresión de la enfermedad en comparación con el 9,6 por ciento de los tratados con placebo. Si bien los datos de supervivencia general aún no están maduros, este es un avance significativo dado que la supervivencia media del cáncer de páncreas metastásico es actualmente menor a un año.

Macarulla explica que se trata del primer estudio guiado por un biomarcador en cáncer de páncreas metastásico, lo que abre la puerta a la personalización del tratamiento. “Aproximadamente uno de cada cinco pacientes respondió a olaparib durante una mediana de dos años, lo que es verdaderamente notable para el cáncer de páncreas metastásico. “Para los pacientes con cáncer de páncreas metastásico impulsado por BRCA , es posible que estemos viendo un cambio en la trayectoria de la enfermedad de los pacientes”.

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales