El tabaco de liar es tan perjudicial como el convencional, según un estudio de la Universitat Internacional de Catalunya

El estudio revela que no existen diferencias en la concentración de nitrosaminas en la saliva de los fumadores en función del tipo de tabaco
Herramientas
Madrid
|
14 mar 2019 - 15:10 h
|

El tabaco de liar es tan perjudicial como el convencional, según un estudio liderado por investigadores de la Universitat Internacional de Catalunya (UIC Barcelona) cuyos resultados se han publicado en la revista Environmental Research.

Además de este grupo de investigación, en el estudio han participado especialistas del Instituto Catalán de Oncología (ICO), del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL), del Hospital Clínic de Barcelona, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Barcelona (UB), de la Universidad Pompeu Fabra (UPF), del Parque de Investigación Biomédica de Barcelona y de la Red Catalana de Hospitales Libres de Humo.

El trabajo se ha centrado en el estudio de las nitrosaminas específicas del tabaco, los carcinógenos más prevalentes en el tabaco, en la saliva de adultos mayores de 16 años residentes en Barcelona. Algunas de estas nitrosaminas, como la NNAL, NNK y la NNN, están vinculadas directamente con el cáncer oral, de esófago y de pulmón.

Los resultados concluyen que las concentraciones de estas nitrosaminas específicas del tabaco son similares en la saliva de los fumadores que consumen tabaco de liar que en la de aquellos que fuman tabaco convencional.

En los últimos años se ha detectado un aumento del consumo de tabaco de liar, especialmente entre los más jóvenes, debido a que su precio es más bajo y a la falsa creencia de que es más saludable y natural.

En Europa, el consumo de tabaco empaquetado se redujo del 76 al 70 por ciento entre 2014 y 2017, mientras que el tabaco de liar creció del 23 al 24 por ciento en el mismo periodo. En el caso de la ciudad de Barcelona, si el consumo de tabaco convencional era del 89,1 por ciento entre 2004 y 2005, este cayó al 71,8 por ciento entre 2011 y 2012. En cuanto al tabaco de liar, el consumo pasó del 1,4 por ciento al 15,4 por ciento en los mismos periodos. Los expertos también advierten que los fumadores de otros tipos de tabaco, como la pipa o los puros, también están aumentando.

El tabaco provoca cada año cerca de un millón de muertes por cáncer en todo el mundo. En los países desarrollados, un 26 por ciento de las muertes por cáncer pueden atribuirse al tabaco, según datos de la Organización Mundial de Salud.

Equiparar precios y campañas de concienciación

Ante esta situación, los autores del estudio consideran que endurecer el precio del tabaco de liar y equipararlo al convencional podría ser una estrategia efectiva para controlar el consumo sobre todo entre los jóvenes. En este sentido, Àurea Cartanyà, primera autora del trabajo, ha explicado que el objetivo de esta medida sería que el tabaco de liar “no fuera una alternativa más económica” al tabaco empaquetado.

Además, José M. Martínez-Sánchez, responsable del Grupo de Investigación de Evaluación de Determinantes de Salud y Políticas Sanitarias de UIC Barcelona ha insistido en la necesidad de seguir con las campañas de concienciación y advertir que el tabaco de liar “es tan perjudicial como el convencional”. “Es importante seguir realizando campañas de salud en las escuelas para incidir en las edades en que los jóvenes empiezan a fumar”, ha añadido.

Twitter
Suplementos y Especiales