Los futuros pediatras mejoran sus habilidades para atender a los niños en AP

Herramientas
Madrid
|
28 nov 2016 - 13:00 h
|

Más de 100 residentes MIR de Pediatría de todas las Comunidades Autónomas han participado en la 6º edición del Curso Práctico AEPap que organiza la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) para la actualización de conocimientos en algunas de las patologías más frecuentes dentro de la población pediátrica, así como de los protocolos preventivos en la atención de niños y adolescentes.

La mayor parte de los asistentes al curso de formación han sido residentes del último año (R4), quienes de aquí a tan sólo unos pocos meses estarán ejerciendo como pediatras en muchos centros de salud de las diferentes comunidades autónomas.

Durante dos días, los participantes han tenido la oportunidad de aprender de los mejores especialistas de Pediatría de Atención Primaria, que forman parte de los distintos grupos de trabajo de la AEPap, y que son especialistas de reconocido prestigio en cada una de las áreas de conocimiento. Ellos mismos, dentro de pocos meses, podrán estar colaborando activamente en los grupos de trabajo de la AEPap.

Según destacan los doctores Juana María Ledesma, Itziar Martín y Pepe Callejas, pediatras de AP y coordinadores del curso, “los principales objetivos del mismo son que el residente conozca los aspectos asistenciales propios de la Pediatría de AP, así como las diferencias y coincidencias con respecto a la hospitalaria”, y añaden: “Es fundamental que se afiance la necesidad de la continuidad asistencial entre ambos niveles y que aprendan el manejo de las herramientas específicas de las que se dispone en AP”.

Como destaca Ledesma, se trata de un curso complementario en la formación del Residente de Pediatría en su rotación por Atención Primaria, que combina sesiones teóricas y prácticas. Esta formación consta de cuatro seminarios y cinco talleres interactivos que abordan temas como el uso racional de los antimicrobianos, la enuresis, la interpretación del electrocardiograma o los motivos frecuentes de consulta en dermatología para el pediatra de AP, estos son sólo algunos de los temas más destacados de la edición de este año y recogidos en su programa.

Los problemas dermatológicos son un motivo frecuente de consulta en la Pediatría de AP, y suponen entre un 5% y 30% de las consultas. A pesar de ello, la formación específica en Dermatología durante la formación de los futuros pediatras no es suficiente, de ahí el interés por parte de los alumnos en profundizar sus conocimientos sobre exantemas, eczemas, dermatitis atópica o manchas. “Es importante actualizar protocolos de diagnóstico diferencial, tratamiento y seguimiento de estos problemas”, afirma la Dra. Itziar Martín.

Por su parte, Raúl de Lucas Laguna, jefe de sección de Dermatología del Hospital Universitario La Paz de Madrid, explica que la Dermatología es la especialidad de la Medicina que se encarga del diagnóstico y el tratamiento de las enfermedades de la piel y del estudio de las manifestaciones cutáneas de las enfermedades sistémicas, asimismo también trata el cuidado de la piel sana. “Nuestra especialidad combina el tratamiento tópico, el sistémico y la cirugía para resolver las principales dermatosis y enfermedades dermatológicas”, aclara el doctor.

Con estas premisas nace esta sesión sobre Dermatología, entre cuyos objetivos cabe destacar la necesidad de diferenciar las variantes de la normalidad, definir las principales entidades patológicas y ofrecer al pediatra argumentos para poder establecer un adecuado diagnóstico diferencial, así como las herramientas terapéuticas e indicaciones sobre la conveniencia de derivación de algunas entidades.

Como explica María Luisa Arroba, pediatra de AP de la Comunidad de Madrid, la relación clínica con el paciente y sus cuidadores juega un papel determinante en el resultado de todas las actividades relacionadas con la asistencia sanitaria.

Existen numerosos estudios que aportan pruebas sobre la efectividad de una buena comunicación clínica entre médico y paciente que, tras analizar diferentes aspectos concluyen que una buena entrevista clínica contribuye a una mejora de los resultados en salud, un aumento de la satisfacción del paciente, un incremento de la adherencia terapéutica, así como una clara disminución de las demandas legales.

Por ello, en la atención pediátrica se destacan tres objetivos de la entrevista clínica:

1. Conocer el motivo por el que el paciente y su familia acuden a la consulta.

2. Prescribir un tratamiento o recomendar una pauta de con¬ducta.

3. Establecer una relación asistencial satisfactoria tanto con los padres como con el niño.

Los pediatras cuentan con una manera de entrevistar, pero el aprendizaje y entrenamiento de estas técnicas de comunicación permiten ensayar nuevas formas de actuar en la relación asistencial, respetando siempre el estilo de cada profesional.

El objetivo de la pediatría de AP se centra en la atención integral a la salud del niño en todas sus etapas, poniendo especial énfasis no en la enfermedad sino en la prevención y promoción de la salud, teniendo en cuenta que las intervenciones en la primera infancia son más costo-efectivas y tienen la mayor tasa interna de retorno.

La formación de los residentes en pediatría de AP es fundamental ya que, a pesar de que más del 67% de los pediatras ejercen en AP, la mayor parte de su formación es hospitalaria. De hecho, según datos de una encuesta realizada por el grupo de docencia de la AEPap casi el 97% de los pediatras considera necesaria la rotación por el primer nivel asistencial.

Durante la inauguración del curso, Concepción Sánchez Pina, presidenta de la AEPap, destacó la importancia de cursos de formación como éste que complementen los conocimientos de los residentes de Pediatría en Atención Primaria, “ya que estos van a ser los futuros profesionales que van a atender a los niños y adolescentes de nuestro país, siendo estos en su mayoría de AP”.

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales