Qué debe hacer el médico cuando la sala de espera es una auténtica Torre de Babel

Temas relacionados:
Herramientas
Env. esp. Santiago de Compostela
|
17 may 2019 - 13:19 h
|

Más de un centenar de nacionalidades conviven en el Distrito Poniente. Teresa Benedito, médico de familia de Las Norias, municipio que pertenece a El Ejido (Almería), sabe muy las particularidades de esta comunidad y ha compartido en este congreso su experiencia en la atención en zonas con una elevada población inmigrante.

La barrera principal es el idioma. Para superarla, una de las claves —asegura— es pedirles que vengan acompañados, al menos en la primera visita. “Es totalmente necesario para poder establecer esa relación directa que resulta tan necesaria”, añade. No obstante, explica que si acuden solos muchas veces han de buscar, y encuentran, el apoyo necesario incluso en la sala de espera, donde es fácil que algún compatriota con manejo del castellano haga las veces de intérprete.

Otra clave para los médicos que trabajan con población inmigrante es respetar sus valores y creencias. “Tenemos que ser sensibles a ello y saber trasladarles, por ejemplo, la importancia que tiene en patologías como la diabetes mantener de forma regular la administración de la insulina, aunque sea en Ramadán. Yo les recuerdo a mis pacientes que el ayuno excluye a personas enfermas y mujeres embarazadas, por ejemplo”.

Benedito recuerda que en la primera consulta es fundamental obtener la máxima información, que quedará recogida en la historia clínica. En cualquier caso, si falta algún dato, como la atención del facultativo es longitudinal, se podrá completar posteriormente. Junto a la historia clínica se pide una analítica completa con perfil inmigrante además de un estudio de heces que permita valorar si el paciente tiene algún tipo de parásito propio de otras latitudes.

Relación de confianza

“La gran mayoría de gente que viene de estos países tiene una buena condición de salud”, asegura. Además, por su experiencia, la relación que se establece con estos pacientes es muy buena: “Cuando les tratas de igual a igual y ven que no les juzgas por su religión o cultura, agradecen que alguien se preocupe por su nivel de salud”, concluye.

Twitter
Suplementos y Especiales