Un nuevo perfil “encajaría poco” con la atención integral

MARÍA FERNÁNDEZ Vicepresidenta primera de Semfyc
Herramientas
|
24 feb 2017 - 15:00 h
|

“El hecho de introducir un perfil profesional más, como el de nutricionista, en los centros de salud encaja poco con la formulación con que se articuló la atención primaria cuando se creó”. Son palabras de la vicepresidenta de Semfyc, que entiende que esta opción no entra dentro de su concepto generalista de la atención del individuo. En los centros de salud, el individuo y su familia se atienden bajo un enfoque generalista: atención integral, integrada y longitudinal, subraya.

Con esta perspectiva, derivar el consejo nutricional o, incluso, la atención psicológica hacia otros perfiles profesionales significa la introducción de otras especialidades en un contexto de atención sanitaria que no fue concebido para este fin, remarca.

En su opinión, los médicos de familia estarían capacitados para poder abordar aspectos de nutrición en sus consultas.

Además, considera que buena parte de esta actividad de control y recomendaciones nutricionales también puede ser llevada a cabo por los profesionales de enfermería, con tiempo y formación adecuados.

En este sentido, Fernández reclama que los médicos de familia reciban formación, pero que este intercambio formativo se realice en varias direcciones. Que los nutricionistas formen a médicos de familia, pediatras y enfermeras de AP, y los profesionales de AP a los nutricionistas.

En la misma línea, destaca que es importante mejorar la coordinación entre las unidades de nutrición y atención primaria, y también con las unidades de nutrición hospitalarias, así como agilizar la comunicación con el entorno hospitalario, donde sí hay lugar para la figura del nutricionista.

Una historia clínica común también permitiría, en su opinión, habilitar mecanismos para hacer seguimiento de pacientes en los que se haya constatado desnutrición y o que están en riesgo.

Asimismo, la vicepresidenta de Semfyc destaca que más allá de la presencia de los nutricionistas en atención primaria, sería importante tener en cuenta actuaciones en poblaciones vulnerables, como ancianos institucionalizados. “Muchas veces, tras el alta hospitalaria, los pacientes pasan a ingresar en residencias de media o larga estancia. Con estas instituciones se debería establecer una coordinación y podría ser interesante que, por ejemplo, los nutricionistas del hospital puedan desplazarse a las residencias y establezcan lazos con la comunidad en la que trabajan”, concluye.

Twitter
Suplementos y Especiales