Herramientas
Redactora Jefe de Gaceta Médica
|
17 abr 2019 - 11:00 h
|

No hay congreso médico en el ámbito de la oncología que no aborde de forma específica el desafío que suponen los elevados precios de los nuevos fármacos para los sistemas sanitarios. El debate está servido en el entorno de los especialistas, y ha llegado también a la sociedad a través de iniciativas como una campaña respaldada, entre otras entidades por la Organización Médica Colegial y la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria.

En un informe, remarcaban que el precio de los fármacos oncológicos se ha duplicado en diez años, con un impacto directo en los sistemas de salud. Citaban como ejemplo que las terapias más empleadas para tratar tumores alcanzan los 30.000, 40.000 y hasta 100.000 euros por paciente al año en un contexto en el que, además, la previsión es un crecimiento en el número de diagnósticos de cáncer.

Los especialistas abogan por medir el beneficio clínico de las novedades y admiten que vivir con cáncer más tiempo cuesta más dinero

Desde la Sociedad Española de Oncología Médica, su presidenta, Ruth Vera, ha destacado el esfuerzo de las sociedades americanas y europeas para medir los beneficios clínicos de sus nuevos fármacos. “No siempre hay relación entre el aumento del precio y su valor, o los beneficios en términos de supervivencia, calidad de vida y efectos secundarios”, explica. No obstante, remarca que insistir solo en bajar el precio es “una visión totalmente simplista”. Frente a este atajo, considera que es básico medir, para lo cual la SEOM trabaja en la actualización de la comisión de evaluación de fármacos.

La patronal de la industria farmacéutica, Farmaindustria, también destacó que el informe recoge importantes inexactitudes. Recuerdan, además, que más allá del gasto inmediato que supone financiar un medicamento, a medio y largo plazo es una inversión que genera retornos.

Entre otros muchos especialistas, Alfredo Carrato, director del Instituto Ramón y Cajal de Investigación Sanitaria, se ha pronunciado sobre el debate. “Es lógico que nos preocupemos con el incremento de los costes, pero vivir con cáncer, y cada vez más años, cuesta más dinero”, sentencia.

En la misma línea, Antonio Antón, jefe de Oncología del Hospital Miguel Servet, remarca que “dinero hay, otra cosa es que se dedique o no a pagar salud, armas o funcionarios... Es un tema que trasciende a la propia sanidad”, concluye el experto.

Twitter
Suplementos y Especiales