Herramientas
|
30 jun 2017 - 15:00 h
|

La llegada de la secuenciación masiva ha supuesto una revolución en la oncología médica permitiendo la obtención de catálogos de miles de genomas tumorales, así como la posibilidad de detectar las alteraciones moleculares de los genomas tumorales de los pacientes.

La investigación genética aplicada a la oncología fue la protagonista del último Congreso de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO) celebrado en Madrid. Los estudios presentados demostraron que, gracias a la secuenciación del ADN, los pacientes con cánceres raros para los que no se dispone de tratamiento estándar podrían recibir terapias existentes que muestran beneficios en pacientes tratados para diferentes tipos de cáncer y que portan las mismas mutaciones genéticas.

El Centro de Tratamiento Personalizado del Cáncer (CPCT) recolectó biopsias de pacientes con cáncer metastásico los cuales fueron analizados por el Sistema de Secuenciación Genómica Integral (WGS). Los resultados arrojaron coincidencias entre los tumores y los errores del ADN. Como por ejemplo el gen ERBB2, que se detecta en pacientes con cáncer de mama, pero también está presente en otros tumores.

Ahora el objetivo es comprobar si los fármacos dirigidos a pacientes con una determinada aberración genética podrían ser sensibles en pacientes con la misma mutación en otros tumores.

ESMO también se centró en el cáncer de pulmón no microcítico, el subtipo de neoplasia pulmonar más frecuente. Además suele diagnosticarse tarde, cuando el paciente está en estadío 3.

El estudio Pacific demostró durante el encuentro que la supervivencia de progresión mejora de forma sustancial con durvalumab (Imfinzi, de AstraZeneca) cuando ya se emplea como terapia de consolidación en pacientes con cáncer de pulmón no microcítico irresecable y localmente avanzando, y que no había progresado tras la terapia estándar basada en platino y quimioterapia.

Este es el primer fármaco en mostrar una mayor supervivencia de progresión en este tipo de pacientes, que suelen recibir radio y quimioterapia.

La inmunooncología y las combinaciones de fármacos acapararon la atención en la última edición del Congreso Anual de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO) celebrado en Chicago.

Pero los avances en el cáncer de mama fueron el plato fuerte. El estudio OlympiAD (designado como “Lo mejor de ASCO”), un ensayo fase II presentado por AstraZeneca, demostró que olaparib (Lynparza) reduce significativamente el riesgo de empeoramiento de la enfermedad o muerte en pacientes con cáncer de mama metastásico HER2 negativo con mutación BRCA.

Por otro lado, la compañía Roche presentó datos de su estudio Aphinity para demostrar la eficacia de petuzumab (Perjeta) en combinación con trastuzumab (Herceptin) en cáncer de mama HER-2 positivo.

Los resultados demostraron que el 93,2 por ciento de las mujeres que recibieron trastuzumab no habían desarrollado una enfermedad en comparación con el 94,1 por ciento de los que recibieron pertuzumab y trastuzumab, una diferencia del 1 por ciento. Si bien el pronóstico para los pacientes que reciben tratamiento con trastuzumab es ya favorable, los pacientes en el estudio que recibieron pertuzumab y trastuzumab tenían una probabilidad del 19 por ciento menos de desarrollar cáncer de mama invasivo que los que recibieron trastuzumab solo.

Mientras que el trastuzumab se dirige a HER2, el pertuzumab bloquea HER2 y HER3. El uso de ambos anticuerpos establece un bloqueo más completo de las señales de crecimiento de células cancerosas y puede disminuir la resistencia al tratamiento.

Más allá del cáncer de mama, los fármacos inmunológicos volvieron a cobrar protagonismo con avances en diferentes tumores. Nivolumab (Opdivo, de BMS) ofreció novedades en once indicaciones distintas para tratar 20 tipos de tumores. Uno de los ensayos se centró en la evaluación de este fármaco en cánceres cervical, vaginal y vulvar avanzados. El estudio demostró unas tasas de respuesta objetiva del 20,08 por ciento y una tasa de control del 70,08.

Por último, Janssen presentó nuevos datos que reforzaron la inclusión de abiraterone acetate (Zytiga) a la terapia hormonal al inicio del tratamiento del cáncer de próstata.

La investigación genética aplicada a la oncología centró la atención en ESMO 2017

Los avances en el tratamiento del cáncer de mama fueron los grandes protagonistas en el Congreso ASCO 2017

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales